fbpx

La gripe o influenza es una de las enfermedades más comunes y más difundidas del mundo. Si bien no hay cura para la gripe, existen algunos remedios que pueden aliviar los síntomas y ayudarte a sentir mejor mientras te recuperas. A continuación, te presentamos una guía práctica para una recuperación óptima.

¿Qué es la gripe?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la gripe es una enfermedad viral aguda causada por algún agente patógeno de las familias de virus tipo A, B, C o D. En la siguiente tabla, elaborada con base en datos de la OMS, se muestran las características de cada uno de ellos.

Tabla 1: Tipos de virus causantes de la gripe.

Tipo de VirusAgentes patógenosCaracterísticas
Virus tipo AA(H1N1), A(H3N2), A(H5N1)Se clasifican de acuerdo a la combinación de dos proteínas de su superficie: la Hemaglutinina (HA) y la Neuraminidasa (NA).Todas las pandemias de gripe conocidas hasta el momento han sido causadas por virus tipo A.
Virus tipo BB/Victoria, B/YamagataJunto con los virus de tipo A, son responsables de las epidemias regionales de gripe estacional.
Virus tipo CVirus tipo CGeneralmente son causantes de infecciones leves.
Virus tipo DVirus tipo DAfectan al ganado. Hasta el momento, no se han detectado en seres humanos.
Fuente: Organización Mundial de la Salud. (2022)

¿Cuáles son los síntomas de la gripe?

Los síntomas más comunes de la gripe son fiebres súbitas de 39°C a 41°C, dolor de cabeza, dolores musculares, dolores articulares, dolor de garganta, tos seca, secreción nasal y malestar.

La gripe es una enfermedad que puede ser leve, moderada o grave, pudiendo incluso ser mortal en algunas poblaciones de riesgo, entre ellas: personas mayores de 65 años, mujeres embarazadas, niños menores de 5 años o personas con otras afecciones de salud, tales como asma, diabetes o cardiopatías.

¿Qué hacer si tengo gripe?

Lo primero que debes hacer si presentas los síntomas típicos es cerciorarte que lo que tienes realmente es gripe y no otra enfermedad o afección. 

El resfriado común, el COVID-19 y algunos tipos de alergias producen algunos síntomas similares a los de la gripe. Es muy importante aprender a identificar y diferenciar cada una de estas enfermedades. En la siguiente tabla te presentamos una comparación de cada una de ellas.

Tabla 2: Comparación de síntomas de la gripe y otras enfermedades comunes.

SíntomaGripeResfriadoCovid-19Alergias
FiebreGeneralmente(alta)A veces(baja)Generalmente(alta)Nunca
TosGeneralmente(tos seca)Generalmente(con flema)Generalmente(tos seca)A veces
Congestión nasalGeneralmenteGeneralmenteGeneralmenteGeneralmente
Dolor de gargantaGeneralmenteGeneralmenteGeneralmenteRara vez
CansancioGeneralmenteA vecesGeneralmenteA veces
Picazón de ojosRara vezGeneralmenteNuncaGeneralmente
EstornudosA vecesGeneralmenteRara vezGeneralmente
Fuente: Basada en datos de Mayo Clinic.

El resfriado común es una afección de salud incómoda pero generalmente leve. Como se mencionó anteriormente, la gripe puede ser leve, moderada o grave.

Las alergias pueden ser de distintos tipos, desde leves y moderadas, hasta graves, y por lo tanto no deben subestimarse. Adicionalmente, todas estas enfermedades podrían tener complicaciones en poblaciones de alto riesgo o personas que padezcan otra afección de salud. 

Mecanismos de propagación y contagio de la gripe

Las personas pueden contraer la enfermedad directamente, por vía aérea y, en menor medida, al contacto con objetos contaminados, tales como teléfonos, teclados de computadoras, etc., y luego transmitir los virus a los ojos, nariz o boca.

Los virus de la gripe tienen la capacidad de propagarse transportados por gotas muy pequeñas suspendidas en el aire. Cuando una persona infectada habla, tose o estornuda, difunde los virus en su entorno cercano.

Factores de riesgo de contagio de la gripe

Cualquier persona puede contraer la gripe en cualquier momento que esté expuesto a las condiciones para el contagio. Sin embargo, hay factores de riesgo que aumentan la probabilidad de contraer la enfermedad. Algunas de ellas son:

  • Edad: las personas mayores de 65 años y los niños menores de 5 años son poblaciones más vulnerables al contagio y los efectos negativos de la gripe.
  • Gravidez: debido a los cambios fisiológicos e inmunológicos que experimentan durante la gestación y después del parto, las mujeres embarazadas tienen mayor probabilidad de contagiarse o sufrir complicaciones de la influenza en ese período.
  • Enfermedades crónicas: patologías como la diabetes, el asma, trastornos metabólicos, enfermedades respiratorias, afecciones hepáticas o renales, cardiopatías, entre otras, aumentan el riesgo de contagiarse y sufrir complicaciones de la gripe.
  • Problemas nutricionales: las personas con problemas nutricionales (desnutrición, sobrepeso, etc.), tienen más riesgo al contagio y a padecer los efectos negativos de la enfermedad, en particular, personas obesas con un índice de masa corporal (IMC) mayor a 40.
  • Sistema inmune debilitado: las personas que tienen el sistema inmune debilitado debido a enfermedades como el cáncer, VIH/SIDA, patologías autoinmunes, o por el consumo de esteroides, trasplante de órganos, etc., son más vulnerables a la gripe.
  • Condiciones de vida o trabajo: las personas que viven o trabajan en lugares de alta densidad de población, los pacientes en los hospitales, y el personal médico, tienen un mayor riesgo de contagio de la enfermedad.

Ahora que conoces los mecanismos de propagación y contagio, te damos algunas recomendaciones prácticas para prevenir la gripe.

Vacunarse

La Organización Mundial de la Salud y otras instituciones médicas prestigiosas a nivel internacional recomiendan la vacunación como principal medida de prevención de la gripe y sus complicaciones.

Existen muchos mitos y prejuicios sobre las vacunas y esto hace que muchas personas duden, teman o desconfíen de esta medida de prevención. En ese caso, la mejor recomendación es documentarse sobre la vacuna de la gripe en fuentes de información confiables, con gran reputación científica y autoridad reconocida en temas de salud.

Conocer su entorno

La gripe es una enfermedad que puede presentarse en cualquier momento, pero hay variantes estacionales que normalmente se propagan con mayor virulencia en determinadas épocas del año, especialmente durante los meses de otoño e invierno, en los países con estaciones.

En países tropicales, las condiciones para la propagación y el contagio de la influenza son propicias a lo largo de todo el año. En ese sentido, una recomendación importante para la prevención de la gripe es conocer su entorno y prepararse para la temporada de lluvias.

Si sus condiciones de vida o trabajo suponen un factor de riesgo, se recomienda usar las medidas de seguridad propias de cada caso (por ejemplo, uso de guantes y tapabocas en el personal médico, etc.).

Adicionalmente, evite las aglomeraciones en los espacios y transportes públicos, mejore la ventilación en el espacio de trabajo, entre otras.

Lavarse las manos

Muchos gérmenes y agentes infecciosos, incluyendo los virus que causan la gripe, se adhieren a la grasa que se acumula sobre la superficie de la piel.

Lavarse las manos regularmente, con suficiente jabón y agua, contribuye a eliminar esos agentes patógenos y, por lo tanto, a prevenir los diferentes tipos de influenza y otras enfermedades infecto-contagiosas.

Si no se dispone de jabón y agua, se puede utilizar un producto antibacterial a base de alcohol. Existe una amplia variedad de estos productos disponibles en el mercado y sus presentaciones comerciales incluyen líquidos, spray o gel.

Evitar estar cerca de personas contagiadas

Como se mencionó anteriormente, el principal mecanismo de propagación de la gripe es por vía aérea a través de las microgotas que expelen las personas contagiadas al hablar, toser o estornudar.

De este modo, una forma efectiva de romper la cadena de contagio es evitar estar cerca de personas contagiadas.

Si esto no es posible, entonces utilice tapabocas que le cubran completamente la boca y las fosas nasales, para evitar la aspiración de los agentes infecciosos que flotan y se propagan por el aire.

Evitar el contacto con los ojos, nariz y la boca

Otra manera muy común de contraer la gripe es a través del contacto de las manos contaminadas con los ojos, nariz y boca. Para prevenir esto, evite tocarse los ojos, nariz y la boca. Si no puede evitarlo, utilice un pañuelo o lávese muy bien las manos antes de hacerlo.

Como norma general, evite tocarse los ojos, nariz y boca después de utilizar teléfonos públicos, teclados de computadoras, pasamanos de escaleras, asientos del transporte público, pomos de puertas, o cualquier objeto que pueda haber sido utilizado antes por una persona contagiada.

Considera remedios caseros

Aunque no existe cura para la gripe, hay ciertas cosas que puedes hacer y una serie de remedios caseros que puedes tomar, para aliviar los síntomas y sentirte mejor mientras te recuperas. A continuación, mencionamos algunos de ellos.

Beba líquidos en abundancia

Es necesario consumir líquidos en abundancia para mantenerse hidratado, aliviar la congestión de las vías respiratorias, evitar la resequedad e irritación de la garganta, mitigar la tos seca, y ayudar al sistema inmunológico a combatir la infección viral.

Se recomienda tomar agua, limonada, jugos de frutas o agua de coco. Algunas personas aseguran que la sopa de pollo, además de hidratar, genera un efecto reconfortante.

Debe evitarse el consumo de bebidas alcohólicas, café o bebidas con cafeína, puesto que pueden contribuir a la deshidratación.

La miel es una sustancia que tiene propiedades antibacterianas naturales. Si bien esto no tiene efecto sobre el virus de la influenza, si puede ayudar a prevenir la aparición de infecciones bacterianas de agentes microbianos oportunistas que aprovechan la debilidad del sistema inmunológico para propagarse.

Alivie el dolor de garganta

Puede hacer gárgaras con agua tibia salada para aliviar el dolor, resequedad e irritación de la garganta.

También puede usar trocitos de hielo o productos farmacéuticos especiales para tal fin, como atomizadores, pastillas o caramelos duros. Sin embargo, ninguno de estos remedios es recomendable para niños menores de 6 años.

Controle las condiciones de su entorno

Abríguese bien. Evite las corrientes de aire frío, así como los lugares con humo, polvo, vapores y olores penetrantes o irritantes.

Si está en sus posibilidades, intente humidificar el aire. El aire seco es un factor irritante para las vías respiratorias afectadas por la gripe.

Quédese en casa

Si usted presenta síntomas o sospecha que tiene alguno de los síntomas de la gripe, o de cualquier otra enfermedad contagiosa, lo mejor es quedarse en casa. Así evita contagiar a otras personas y propagar la enfermedad.

Adicionalmente, el descanso es fundamental para su recuperación y el buen funcionamiento de su sistema inmune. Manténgase alerta a la aparición o intensificación de los síntomas y, de ser necesario, consulte a su especialista de salud y busque atención médica profesional.

Considera medicamentos si un profesional lo recomienda

Existen en el mercado numerosos medicamentos de venta libre que pueden ayudar a mitigar y aliviar los síntomas de la gripe. En niños menores de 6 años sólo debe usarse acetaminofén. En adultos y niños mayores de 6 años puede usar acetaminofén o ibuprofeno.

Sin embargo, no debe usarse aspirina en niños menores de 6 años. En el caso de los niños, es muy importante consultar al médico tratante cuál es la dosis adecuada para su edad, peso y talla. En el caso de los adultos, no deben excederse de las dosis recomendadas.

El consumo excesivo de acetaminofén puede ocasionar serios daños al hígado. El abuso de medicamentos que contengan antiinflamatorios no esteroideos puede aumentar el riesgo de sufrir úlceras y hemorragias en el aparato digestivo.

Comentarios finales

La gripe o influenza es una enfermedad viral muy común y difundida en el mundo, y puede ser leve, moderada, grave o incluso mortal, dependiendo de las condiciones del entorno y ciertos factores de riesgo.

Adicionalmente, la gripe tiene síntomas similares a otras enfermedades o afecciones frecuentes, tales como el resfriado común, el COVID-19 o algunos tipos de alergia. Es muy importante saber cómo identificar cada una de estas enfermedades para seguir el tratamiento adecuado o buscar ayuda médica oportuna en caso de ser necesario.

Existen algunos remedios caseros que puedes utilizar para contrarrestar los síntomas de la gripe, entre ellos, mantener una buena hidratación, controlar el entorno, usar medicamentos de libre prescripción para aliviar la congestión y el dolor de garganta. Si los síntomas persisten en el tiempo o empeoran, no dude en consultar a su médico y buscar la atención médica apropiada. 

Scroll Up