¿Qué es la pre-eclampsia?

La pre-eclampsia forma parte de un grupo de problemas que pueden aparecer durante el embarazo. Consiste en la elevación de la tensión arterial igual o mayor a 140/90 mmHg después de la semana 20 de gestación, en una mujer previamente sana. Debido a esa Hipertensión Inducida por el Embarazo (HIE), la embarazada puede comenzar a perder proteínas en la orina, a presentar hinchazón y aumento repentino y rápido de peso.

¿A quiénes les da pre-eclampsia?

Cualquier mujer puede presentar hipertensión inducida por el embarazo (HIE). La HIE afecta al 7% de los embarazos en Venezuela y alrededor de 20% de ellos puede terminar en pre-eclampsia. Hay factores que pueden incrementar el riesgo de desarrollar HIE y pre-eclampsia, pero aun en ausencia de los mismos estas enfermedades pueden aparecer.

Cuando una mujer ya es hipertensa antes del embarazo, este puede complicar la hipertensión. Aunque no se le llama HIE, también puede culminar en pre-eclampsia si la embarazada no mantiene un control médico adecuado.

¿Por qué ocurre?

Las causas que desencadenan la aparición de HIE y pre-eclampsia en una mujer sana no están totalmente aclaradas. Los investigadores han determinado varias funciones del cuerpo que pueden alterarse en algunas embarazadas y predisponerlas a desarrollar estos problemas. Una de ellas es que se altera la capacidad de relajarse y de contraerse que tienen las paredes de los vasos sanguíneos.

¿Cuáles son las causas que pueden predisponer a presentar pre-eclampsia?

    Cualquier mujer durante su embarazo puede presentar HIE y pre-eclampsia, pero es más probable:

  • Si la mujer es muy joven, tiene menos de 20 años
  • Si la mujer es mayor de 35 años
  • Durante el primer embarazo
  • Si se ha presentado HIE en embarazos previos
  • Cuando la mujer tiene sobrepeso
  • Si la mujer es hipertensa antes de embarazarse tiene más riesgo de sufrir pre-eclampsia
  • Cuando el embarazo es múltiple, es decir, tiene más de un feto
  • Si hay antecedentes de pre-eclampsia en otras mujeres de la familia (madre, hermanas)
  • Cuando hay deficiencias nutricionales, en especial, una baja ingesta de calcio y vitamina D

¿Cuáles son los síntomas?

La embarazada con HIE sólo lo sabrá si tiene un adecuado control obstétrico, pues la HIE al igual que la hipertensión esencial puede pasar inadvertida. En la embarazada bien controlada, el médico puede notar los cambios de la tensión arterial a lo largo del desarrollo del embarazo.

La HIE puede alterar la función de los riñones, los cuales comienzan a perder proteínas (albúmina). La pérdida de proteínas induce un escape de líquido hacia los tejidos, por lo cual la mujer comienza a hincharse y a subir de peso. Los síntomas son:

  • Tensión arterial mayor o igual a 140/90 mmHg
  • Hinchazón en los tobillos (esto puede aparecer en el embarazo, no asociado a pre-eclampsia)
  • Hinchazón en la cara y las manos
  • Aumento pronunciado y súbito de peso, 6 Kg o más en un mes
  • Orinas espumosas
  • Detección de proteínas en un examen de orina
  • Dolor de cabeza o sensación de pesadez
  • Visión borrosa

¿Cuáles son las consecuencias de la pre-eclampsia para la madre?

La mayoría de las veces, la pre-eclampsia es leve, en especial si la mujer acude al control y cumple las recomendaciones del médico. Pero hay un porcentaje de embarazadas que puede progresar a complicaciones más serias, pues la enfermedad puede hacer que la placenta se separe del útero (llamado desprendimiento de la placenta), provocar un parto prematuro o la pérdida del embarazo.

En algunos casos, la pre-eclampsia puede provocar la falla de un órgano (riñones e hígado) o provocar un accidente cerebrovascular. Estos son los casos graves, cuando  la pre-eclampsia se transforma en eclampsia y provoca convulsiones y hasta la muerte materna.

¿Cuáles son las consecuencias de la pre-eclampsia para el feto?

    La HIE y la pre-eclampsia no controladas afectan la llegada de sangre a la placenta. Los riesgos para el feto incluyen:

  • Falta de oxígeno y nutrientes, lo que provoca un bajo crecimiento fetal
  • Si la placenta se desprende tempranamente, puede ocurrir un parto prematuro
  • Nacimiento de un niño muerto, si el desprendimiento de la placenta provoca un sangrado abundante en la madre o si el parto ocurre cuando el feto aún es muy inmaduro para nacer.

¿Cómo se puede prevenir?

 Es difícil prevenir el riesgo de presentar HIE, pero un control médico adecuado puede prevenir las complicaciones como la pre-eclampsia. Toda mujer que este planificando su embarazo o si ya está embarazada debe:

  • Iniciar el control con el especialista en forma temprana
  • Conocer y tomar en cuenta los potenciales riesgos que tiene para desarrollar HIE, como el sobrepeso
  • Mantener una dieta balanceada y baja en sal
  • Mantenerse bien hidratada
  • Evitar el sedentarismo
  • Si es fumadora, debe dejar de fumar inmediatamente y de ser posible no volver a retomar ese hábito
  • Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), todas las mujeres embarazadas que viven en países de bajos ingresos deben recibir suplementos de calcio y vitamina D. Así reducirán el riesgo de problemas hipertensivos durante el embarazo como la pre-eclampsia y la eclampsia.

Para más información sobre nuestro producto Farma D® haga clic aquí.

Si desea conocer nuestro producto Calcibon® Natal Forte haga clic aquí.

Scroll Up