fbpx

Menú

El síndrome de las piernas cansadas es una condición de salud que afecta al sistema circulatorio a nivel de las extremidades inferiores, lo cual dificulta el flujo normal de la sangre hacia la parte superior del cuerpo y produce síntomas como dolores, picazón, hormigueo, hinchazón y una sensación de pesadez y cansancio en las piernas.

El síndrome de las piernas cansadas es una enfermedad muy común, que afecta aproximadamente entre un 20% a 30% de la población adulta, y se presenta con una frecuencia cinco veces mayor en las mujeres que en los hombres, disminuyendo su calidad de vida.

Si bien el síndrome de piernas cansadas no es una condición grave, puede ser indicativo de otros problemas de salud cardiovasculares, que podrían evolucionar hasta convertirse en una Insuficiencia Venosa Crónica (IVC), la cual requiere atención médica más rigurosa.

¿Cuáles son las causas del síndrome de las piernas cansadas?

La causa del síndrome de las piernas cansadas es una disminución en la capacidad y efectividad del sistema circulatorio para transportar la sangre desde las extremidades inferiores hacia la parte superior del cuerpo, condición que se conoce normalmente como insuficiencia venosa.

Cuando se habla de síndrome de piernas cansadas esta insuficiencia venosa es leve o moderada, genera los síntomas característicos, disminuye la calidad de vida, pero no representa un riesgo mayor para la salud de la persona. Los factores de riesgo más comunes asociados a este síndrome son:

  • Genética: Las personas que tienen antecedentes familiares de enfermedades cardiovasculares y, específicamente de este síndrome, son más propensos a padecer esta condición de salud.
  • Edad: La probabilidad de sufrir el síndrome de piernas cansadas es mayor en personas adultas y va aumentando conforme avanza la edad.
  • Factores hormonales: Las personas que estén sometidas a cambios hormonales (por ejemplo, durante la menstruación, mujeres embarazadas, etc.) o terapias hormonales (uso de anticonceptivos, ciertos tratamientos oncológicos, etc.) tienen mayor probabilidad de desarrollar esta enfermedad.
  • Alimentación: La ingesta excesiva de alimentos ricos en grasas y carbohidratos puede generar obesidad y sobrepeso, lo cual impone una mayor carga al sistema circulatorio de las piernas, y eso aumenta la probabilidad de aparición de este síndrome.

Por otra parte, el consumo excesivo de sal también tiene un efecto negativo sobre la salud cardiovascular general y un incremento de la presión arterial que afecta también al sistema circulatorio de las extremidades inferiores.

  • Sedentarismo: La ausencia de actividad física hace que se pierda el tono muscular y se debiliten las paredes de los vasos sanguíneos. Esto tiene como consecuencia que sea más difícil hacer circular la sangre desde las piernas hacia la parte superior del cuerpo.
  • Condiciones del entorno: Las altas temperaturas y bajas presiones atmosféricas hacen que las venas se dilaten, disminuyendo su capacidad para impulsar la sangre en la dirección necesaria. Esto hace que la sangre tienda a acumularse en las partes bajas de las piernas, y eso contribuye a generar hinchazón, edemas, várices, entre otros síntomas.
  • Consumo de tabaco: Cuando las personas fuman absorben ciertas sustancias químicas presentes en el tabaco que deterioran las paredes de los tejidos vasculares, afectando de este modo el buen funcionamiento del sistema circulatorio.
  • Género: Debido a la mayor exposición a cambios hormonales (asociados a la menstruación, el embarazo, la menopausia, el uso de anticonceptivos, etc.), el síndrome de piernas cansadas tiende a ser mucho más frecuente en mujeres que en hombres.

Cuando la insuficiencia venosa es muy significativa, se habla entonces de Insuficiencia Venosa Crónica (IVC), la cual representa mayores riesgos para la salud y la vida de la persona, y puede estar asociada a otras enfermedades cardiovasculares más graves, tales como la hipertensión venosa o la trombosis venosa profunda en piernas.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de las piernas cansadas?

Los síntomas más comunes asociados al síndrome de piernas cansadas son:

  • Dolores en las piernas: Son dolores poco localizados que varían en su grado de intensidad, pudiendo ser leves, moderados o intensos. Generalmente, aumentan su intensidad cuando la persona está parada.
  • Pesadez en las piernas: La circulación inapropiada de la sangre hace que esta se acumule en las piernas, ocasionando una sensación de incomodidad y pesadez.
  • Hinchazón en piernas, tobillos y pies: La acumulación de sangre en las extremidades inferiores genera hinchazón en las partes bajas de las piernas, tobillos y pies.
  • Calambres musculares: La acumulación anormal de sangre en los tejidos de las extremidades inferiores ejercen una presión inusual sobre los músculos de las piernas causando incomodidad y calambres.
  • Adormecimiento, hormigueo, picazón: Son otros de los síntomas más comunes, asociados al síndrome de piernas cansadas, y se deben a la circulación inadecuada de la sangre a través de las extremidades inferiores.
  • Aparición de várices: Las várices son venas hinchadas y retorcidas que se producen cuando las válvulas que regulan la adecuada circulación de la sangre a través de dichas venas están débiles o dañadas. Generalmente aparecen en las piernas, aunque pueden aparecer también en otras partes del cuerpo.
  • Cansancio o fatiga: Todos los síntomas anteriores favorecen la sensación de cansancio o fatiga en las piernas. Este síntoma es un reflejo de todo el cuadro general de esta condición de salud y es por esto que le da el nombre al síndrome de piernas cansadas.

¿Cómo aliviar el síndrome de piernas cansadas?

Existe una variedad de opciones que permiten aliviar los síntomas del síndrome de piernas cansadas, entre ellas, la modificación de ciertos hábitos de vida y el uso de algunos productos de la medicina tradicional o alternativa, entre ellos, la centella asiática y el castaño de indias.

¿Qué es y para qué sirve la centella asiática?

La centella asiática es una planta originaria del sur de China y del área del Océano Índico (India, Sri Lanka, Australia, Madagascar, Suráfrica). En la India se le llama gotu kola, en Francia Hydrocotyle, y en el Reino Unido se le denomina Indian pennywort.

La centella asiática es usada desde la antigüedad en China y la India con fines terapéuticos y medicinales, y se le atribuyen propiedades analgésicas, digestivas, antivirales, antimicrobianas y cicatrizantes. Fue introducida en Europa a mediados del siglo XIX por médicos franceses y desde entonces ha sido sistemáticamente estudiada por científicos europeos.

Estudios médicos y farmacológicos recientes han documentado propiedades cicatrizantes y fungicidas de la centella asiática, y se ha utilizado exitosamente en el tratamiento de la insuficiencia venosa crónica, quemaduras y úlceras en las extremidades inferiores.

¿Qué es el castaño de indias y para qué sirve?

El castaño de indias es un árbol originario de Grecia y la zona de los Balcanes (Albania, Bulgaria y antiguas repúblicas de Yugoslavia), y actualmente es cultivado en países con climas templados tales como Suecia, Canadá y Estados Unidos.

Es conocido en Europa desde la antigüedad y ha sido registrado por autores clásicos, como Plinio el Viejo y modernos, como Carlos Linneo, y tradicionalmente se le atribuyen propiedades terapéuticas en el tratamiento del asma y enfermedades respiratorias.

Estudios recientes han documentado las propiedades medicinales del castaño de indias, entre las cuales destacan un efecto vasoprotector, que aumenta la resistencia de los tejidos de los vasos sanguíneos y disminuye la viscosidad de la sangre, mejorando la circulación. Además, tiene propiedades antiinflamatorias y es usado en el tratamiento de las várices.

Consejos y recomendaciones para las piernas cansadas

Si los síntomas del síndrome de piernas cansadas son leves o moderados es muy probable que la puesta en práctica de ciertas medidas, como el cambio de algunos hábitos de vida y el uso de algún producto farmacéutico de libre venta, sea suficiente para mejorar su condición de salud y calidad de vida.

Si, por el contrario, los síntomas del síndrome de piernas cansadas son muy intensos, esto puede ser indicativo de una Insuficiencia Venosa Crónica (IVC) o de alguna otra enfermedad cardiovascular más grave, en cuyo caso lo más recomendable es acudir a un médico.

Es normal para una persona que asiste a consulta por primera vez estar un poco ansiosa o desorientada. A continuación, te damos algunas recomendaciones útiles para ayudar a tu médico a identificar tu condición de salud y decidir el mejor tratamiento. En primer lugar, antes de ir a la consulta, prepara una lista con la siguiente información:

  • Síntomas: Enumera todos los síntomas que te afectan (dolor, pesadez, incomodidad, picazón, hormigueo, hinchazón, cansancio, etc.)
  • Información general: Antecedentes familiares, fecha de aparición de los síntomas, tipo de actividad que realizas cotidianamente, hábitos de vida, alimentación, etc.
  • Medicamentos: Es importante decirle al médico si estás tomando algún tipo de fármaco, o si estás sometido a algún tipo de tratamiento (por ejemplo, terapias hormonales, radioterapia, quimioterapia, etc.), si usas anticonceptivos, o cualquier otra sustancia que pueda afectar la función circulatoria normal.

En segundo lugar, prepara una lista de preguntas para consultar a tu médico, entre ellas:

  • ¿Cuál es la causa más probable de los síntomas?
  • ¿Qué exámenes médicos es necesario hacer?
  • ¿Cuál es el tratamiento más recomendable en mi caso?
  • ¿Cómo influye o afecta esto a otras enfermedades o tratamientos que tengo?
  • ¿Es necesario que limite o cambie alguna actividad?
  • ¿Tiene folletos o material impreso informativo que pueda llevarme?
  • ¿Recomienda algún sitio web para documentarse sobre esta enfermedad?

Por último, pregúntale al médico si es recomendable usar algún producto terapéutico de libre venta, por ejemplo, Venoleg, para aliviar los síntomas del síndrome de piernas cansadas. 

¿Qué es Venoleg?

Venoleg es un gel refrescante que ayuda a recuperar la vitalidad de las piernas, contribuye a disminuir la sensación de pesadez, hinchazón, calambres, hormigueo y dolor, y contribuye a mejorar la función circulatoria en las extremidades inferiores.

Venoleg es un producto cosmecéutico (cosmético con propiedades terapéuticas), hecho a base de extractos de centella asiática y castaño de indias, desarrollado especialmente para el tratamiento tópico de los síntomas del síndrome de piernas cansadas.

¿Cómo aplicar Venoleg?

Venoleg se aplica de forma tópica 1 o 2 veces al día en pies y piernas con un masaje durante un par de minutos, en dirección ascendente hasta su completa absorción.

Entre las ventajas de usar Venoleg se pueden mencionar:

  • Alivia las molestias asociadas al síndrome de piernas cansadas.
  • Ayuda a recuperar la vitalidad de las piernas cansadas.
  • Tiene una textura agradable.
  • Es fácil de aplicar.
  • No es grasoso.

¿Cuáles son las medidas preventivas para el síndrome de las piernas cansadas?

Existen algunas medidas que se pueden realizar para prevenir el síndrome de piernas cansadas. Las recomendaciones más importantes son:

  • Cuidar la alimentación: Unos buenos hábitos alimenticios mejoran el estado de salud en general y disminuyen los síntomas del síndrome de piernas cansadas. Al evitar la obesidad y controlar el peso se reduce la carga que ejerce el cuerpo sobre los tejidos y la estructura ósea, muscular y cardiovascular de las piernas.

Una dieta balanceada, rica en fibras y moderada en grasas y carbohidratos, contribuye a la salud de los tejidos del sistema circulatorio.

  • Evitar el sedentarismo: Una actividad física moderada, como por ejemplo caminar, correr, nadar, pedalear, fortalece tanto los tejidos musculares como cardiovasculares. 

Esto contribuye a un mejor flujo de sangre en las extremidades inferiores debido a que tanto los vasos del sistema circulatorio como la estructura muscular que los rodea tienen más fuerza para impulsar la sangre hacia las partes superiores del cuerpo.

  • Seleccionar la vestimenta adecuada: Evitar el uso de prendas muy ajustadas, tales como pantalones estrechos, cinturones, fajas o medias muy apretadas. Este tipo de ropa o accesorios produce un efecto de torniquete que dificulta la apropiada circulación de la sangre en las piernas.
  • Descanso: Si eres una persona que trabaja mucho tiempo sentada, debes levantarte, caminar y estirar las piernas periódicamente. Se recomienda hacer estas pausas cada media hora o cada 45 minutos.

Si, por el contrario, eres una persona que realiza actividades parada durante largos períodos de tiempo, es importante también hacer estas pausas periódicas y sentarse unos minutos, para darle el descanso necesario a las piernas.

En todos los casos, se recomienda acostarse y poner las piernas en una posición elevada durante unos minutos, de manera que se favorezca la circulación sanguínea y la sangre fluya por gravedad desde las extremidades inferiores hacia la parte superior del cuerpo.

  • Cuidar el estilo de vida: Se recomienda evitar el consumo de tabaco, alcohol, drogas, fármacos y cualquier otra sustancia que tenga un efecto negativo sobre el sistema circulatorio y la salud cardiovascular en general.
  • Controlar la temperatura: Cuando tome un baño evite el agua caliente en las piernas. Puede tomar una ducha con agua tibia pero se recomienda que finalice con agua fría. Puede incluso aplicar su propia hidroterapia dirigiendo el chorro de agua fría lentamente desde los pies y tobillos hacia los muslos y partes altas de las piernas.
  • Masajes e hidratación: Se recomienda la aplicación de masajes con algún producto cosmecéutico (cosmético con propiedades terapéuticas) que contribuya a hidratar la piel y tonificar los músculos de las piernas, aliviando los síntomas del síndrome de piernas cansadas.

Referencias Bibliográficas

U.S. National Library of Medicine. (n.d.). Várices: MedlinePlus en español. MedlinePlus. Retrieved July 29, 2022, from https://medlineplus.gov/spanish/varicoseveins.html

Insuficiencia Venosa Crónica, Enfermedad cardiovascular Y Mortalidad. IntraMed. (n.d.). Retrieved July 29, 2022, from https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=99492

U.S. National Library of Medicine. (n.d.). Insuficiencia Venosa: Medlineplus Enciclopedia Médica. MedlinePlus. Retrieved July 29, 2022, from https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000203.htm