• Evitar el sedentarismo: Hacer ejercicio físico de forma regular. Se aconseja caminar, nadar o pedalear para fortificar los músculos de las piernas.
  • Controlar el peso: Se recomienda una buena alimentación, baja en calorías y rica en fibras.
  • Vestimenta: Evita utilizar ropa y medias muy ajustadas, pues afecta el retorno sanguíneo.
  • Temperatura: Evitar temperaturas altas en las piernas. Más bien terminar el baño con agua fría para tonificar.
  • Descanso: Es recomendable dormir con las piernas levantadas o mantener las piernas en alto durante 30 minutos.
  • Masajes: Se recomienda masajear las piernas con tratamientos tópicos, en especial usando Venoleg®.