¿Qué es el embarazo en la mujer?

El embarazo es la etapa que marca la vida de una mujer, representa una experiencia vital y para muchas es su realización plena. Es un período con muchos cambios, algunos de los cuales inician antes de que la mujer sepa que está embarazada.

Una vez que la prueba de embarazo es positiva comienza un camino de expectativas, dudas y un sinfín de emociones. Los cambios fisiológicos y psicológicos suelen despertar mucha inquietud, por ello hay que conocerlos y entenderlos.

Sospecho que estoy embarazada

Hay mujeres que sospechan que están embarazadas desde los primeros días, pues detectaron algunas señales o síntomas en su cuerpo, pero estos casos son los menos frecuentes, generalmente las mujeres no sienten prácticamente nada y se encienden las alarmas cuando ocurre el primer retraso en su menstruación.

Durante las primeras dos semanas los cambios hormonales apenas están iniciando y el desarrollo y crecimiento del bebe, aunque rápido es imperceptible y no tiene efecto sobre el tamaño del útero, por lo tanto, son pocos los síntomas que puedan alertar a la mujer durante este periodo.

Muchas veces aparecen malestares menores que se confunde con síntomas premenstruales, es por esto que la mayoría de las mujeres embarazadas no tienen ninguna sospecha hasta alrededor de la semana 6.

¿Cuáles son las señales de que estas embarazada?

  • Aumento del tamaño de las mamas

Puede ocurrir desde el comienzo del embarazo, antes de que el retraso del ciclo menstrual despierte sospechas. Esto no quiere decir que se requiera una nueva talla de brasier, pero se notan los senos más llenos, con más volumen y más sensibles.

A medida que evoluciona el embarazo, estos síntomas se intensifican, a veces añadiéndose dolor, lo que se puede confundir con un síndrome premenstrual.

Los cambios en las mamas son causados por las hormonas progesterona, estrógenos y prolactina, que preparan al organismo para amamantar.

  • Cansancio y somnolencia

Desde el comienzo del embarazo es frecuente sentir más cansancio y más sueño de lo habitual, estos síntomas pueden pasar desapercibidos de acuerdo con el estilo de vida y calidad del sueño de cada mujer.

En el embarazo, el organismo requiere producir más sangre y gastar más energía. Además, el reposo favorece la recuperación del desgaste que se produce a consecuencia de los grandes cambios metabólicos y hormonales. Por otra parte, el descanso puede considerarse incluso un recurso de la naturaleza para favorecer el desarrollo del embrión.

  • Ganas de orinar frecuentes

Durante el embarazo el útero se agranda y oprime la vejiga, esto provoca que la mujer sienta la necesidad de orinar con mayor frecuencia. Este síntoma a veces aparece muy pronto, cuando no hay ningún otro signo que indique la posibilidad de embarazo, en estos casos la causa es hormonal.

También es frecuente el estreñimiento y distensión abdominal, porque la progesterona enlentece el tránsito intestinal, con la consiguiente producción de gases y retraso en la evacuación.

  • Antojos

En algunas mujeres se presentan antojos y deseos compulsivos de ingerir algunos alimentos, también puede ocurrir que aborrezca algunos alimentos o rechace ciertos olores, por ejemplo, al café, al tabaco y otros.

  • Percepción de olores

En el embarazo se agudiza el sentido del olfato, de ahí que ciertos olores también resulten más desagradables, ya que se percibe con mayor intensidad. Las mujeres que no tienen especialmente desarrollado el sentido del olfato, antes del embarazo, pueden apreciar mejor este síntoma, ya que posiblemente ahora detecten olores que antes les pasaban desapercibidos.

  • Náuseas

Las náuseas matutinas son frecuentes desde el inicio del embarazo y pueden estar presentes hasta las 12 a 14 semanas, suelen estar relacionadas con el aumento del nivel de la hormona gonadotropina coriónica humana (hCG).

La intensidad de las náuseas dependerá de la sensibilidad frente a la acción de las hormonas y a veces pueden estar acompañadas de mareos y vómitos. Algunas mujeres pueden presentar vómitos persistentes, condición conocida como hiperémesis gravídica, cuando estos ocurren varias veces al día y ponen en riesgo a la mujer de deshidratarse es necesario consultar al médico.

  • Ligero sangrado vaginal

Este se conoce también como sangrado de implantación y no se presenta en todos los embarazos. Se produce cuando llega al endometrio el óvulo fecundado para anidar, se manifiesta como la salida de una cantidad pequeña de sangre un poco antes de la supuesta fecha de inicio del ciclo menstrual.

Este sangrado tiene un aspecto más ligero y menos espeso que el sangrado de la regla, su color es usualmente rosado con tonos marrones.  Durante la implantación también se puede presentar dolor de vientre.

  • Cambios en el estado de ánimo

Es normal experimentar cambios de humor y una susceptibilidad exacerbada frente a eventos cotidianos. La mujer embarazada puede alternar melancolía con euforia, estos cambios obedecen a los cambios hormonales propias del embarazo.

  • Retraso de la menstruación

Este es el primer indicio de embarazo, para todas aquellas mujeres que han tenido síntomas que relacionaron con las molestias premenstruales, significará un momento de confusión.

Si la menstruación se retrasa por más de 13 días en una mujer sana (sin antecedentes de problemas endocrinológicos) y sexualmente activa, se considera el embarazo como la principal causa de falta de regla (amenorrea), lo cual se debe confirmar o descartar mediante una prueba rápida o una visita al médico.  

Es importante saber que algunas mujeres siguen presentando sangrados regulares, similares a la regla, durante algunos meses estando embarazadas, por lo que, si tienes síntomas de embarazo, o los sangrados son anormales, se debe consultar igualmente al médico.

Gonadotropina coriónica humana hCG

El cuerpo de una mujer embarazada experimenta cambios significativos, con la finalidad de soportar el embrión en desarrollo. Hormonas del embarazo como el estrógeno, la progesterona y la hCG (gonadotropina coriónica humana) se combinan para crear un ambiente nutritivo y protegido para el óvulo recién fertilizado e implantado

La gonadotropina coriónica humana (hCG) es la hormona que se detecta en la orina y la sangre de una mujer embarazada y es la responsable del resultado positivo en las pruebas de embarazo.

Alrededor de una semana luego de la concepción, esta hormona comienza a aumentar, cuando el óvulo llega al útero. El nivel de hCG en sangre se duplica cada dos días, hasta llegar a su máxima concentración al final del primer trimestre.

Si estas embarazada…

Es muy importante mantenerse sana, cuidar la dieta, cumplir con la toma de suplementos, dormir bien, hacer ejercicios permitidos a embarazadas en casa, evitar las noticias, conversar con su familia y estar atenta a su bienestar.

Para conocer más de nuestro suplemento Calcibon Natal Forte haz clic aquí

Scroll Up