Para un embarazo saludable, se hace necesario contar con niveles adecuados de vitaminas y minerales para hacer frente a los múltiples procesos que implican el desarrollo de un bebé. El calcio, la vitamina D, el hierro y el ácido fólico son indispensables para llevar a cabo dichos procesos y mantener la salud de la madre y el bebé.

En ese sentido, los alimentos y los suplementos vitamínicos prenatales juegan un papel importante para lograr que madre y bebé tengan lo necesario durante la gestación.

Calcio y salud ósea

El calcio es un micronutriente básico para que el cuerpo humano desempeñe múltiples funciones vitales, como la formación y mantenimiento de huesos y dientes, Además, el calcio interviene en la contracción muscular, la transmisión de señales nerviosas y la coagulación sanguínea (1).

Durante el embarazo, el calcio es aún más importante ya que el cuerpo de la madre necesita calcio extra para el desarrollo óseo y dental del feto. El calcio también es necesario durante la lactancia, debido a los cambios fisiológicos que ocurren en el organismo, entre ellos se incluyen: procesos en el metabolismo mineral óseo y el requerimiento adicional de este mineral para producir leche materna. Si la madre no ingiere suficiente calcio durante ambas etapas, el cuerpo lo extraerá de sus propios huesos, lo que podría causar desmineralización y debilidad de sus huesos, que podrían conducir a una osteoporosis.

El calcio se encuentra en alimentos como leche, huevos, queso, cereales fortificados, vegetales de hoja verde, carnes rojas, pescados azules como el salmón y suplementos como el citrato de calcio.

Vitamina D contra preeclampsia

La vitamina D es una vitamina liposoluble que facilita la absorción de calcio y fósforo en el intestino, esenciales para la formación y fortaleza de los huesos y dientes. Además, desempeña un papel vital en la regulación del sistema inmunológico, la función muscular y la salud cardiovascular (2).

La vitamina D es de suma importancia en el embarazo ya que, además de contribuir con el desarrollo óseo adecuado del feto ayuda a prevenir complicaciones como la preeclampsia y la diabetes gestacional. Asimismo, se ha relacionado con un menor riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer (3).

La vitamina D puede obtenerse a través de la exposición solar segura, la ingesta de alimentos como pescados grasos (sardinas, atún, salmón), leche y cereales fortificados y, si es necesario, suplementos bajo supervisión médica como el colecalciferol.

Hierro para evitar la anemia

El hierro es un mineral necesario para generar hemoglobina y mioglobina, proteínas presentes en los glóbulos rojos y los músculos respectivamente. La hemoglobina está encargada de transportar el oxígeno, así como es importante para el desarrollo del sistema circulatorio del bebé.

La deficiencia de hierro durante el embarazo puede causar anemia ferropénica, aumentando el riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer y complicaciones para la madre. (4). Por lo tanto, es crucial que las mujeres embarazadas consuman suficiente hierro, bien sea a través de los alimentos (carnes rojas, hígado de res, legumbres secas, huevos, etc) y de suplementos de hierro.

Ácido fólico y desarrollo cerebral

El ácido fólico, una forma sintética de la vitamina B9, es esencial para el desarrollo celular y la síntesis del ADN. Durante el embarazo, el ácido fólico interviene en la formación del tubo neural del feto durante las primeras semanas de gestación, ayudando a prevenir defectos congénitos graves del cerebro y la médula espinal, como la espina bífida (5). Por eso, se considera un aliado en el desarrollo cerebral del bebé. En este artículo se detalla sobre el papel del ácido fólico para prevenir anomalías en el embarazo.

Se recomienda que las mujeres en edad fértil tomen suplementos de ácido fólico antes de concebir y durante las primeras semanas de embarazo para asegurar niveles adecuados y reducir el riesgo de anomalías congénitas, siempre y cuando sea recomendado y supervisado por un médico. También es necesario mantener una dieta rica en alimentos que proporcionen vitaminas del complejo B, como los cereales integrales, las semillas y frutos secos, carnes magras, lácteos y huevos.

Suplementos vitamínicos y embarazo

Existen suplementos diseñados para proporcionar a la madre todas las vitaminas y nutrientes que necesita durante la etapa prenatal y de gestación. Estos suplementos incluyen calcio, vitamina D, hierro y ácido fólico, lo que evita tener que tomarlos por separado. Su consumo, dosis y duración del tratamiento deben ser indicados por el médico especialista. Este artículo sobre vitaminas prenatales brinda más información al respecto.

Referencias

  1. Office of dietary supplements. Calcio [Internet]. U.S. Department of Health and Human Services; [citado el 20 de abril de 2024]. Disponible en: https://ods.od.nih.gov/factsheets/Calcium-DatosEnEspanol/  
  2. Office of dietary supplements. Vitamina D [Internet]. U.S. Department of Health and Human Services; [citado el 20 de abril de 2024]. Disponible en: https://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminD-DatosEnEspanol/ 
  3. Giourga C, Papadopoulou SK, Voulgaridou G, Karastogiannidou C, Giaginis C, Pritsa A. Vitamin D deficiency as a risk factor of preeclampsia during pregnancy [Internet]. U.S. National Library of Medicine; 2023  [citado el 20 de abril de 2024]. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC10660864/#:~:text=Research%20has%20consistently%20demonstrated%20that,weakened%20fetal%20bones%20%5B4%5D 
  4. Office of Dietary Supplements – Hierro [Internet]. U.S. Department of Health and Human Services; [citado el 20 de abril de 2024]. Disponible en: https://ods.od.nih.gov/factsheets/Iron-DatosEnEspanol/
  5. Office of dietary supplements – Folate [Internet]. U.S. Department of Health and Human Services; [citado el 20 de abril de 2024]. Disponible en: https://ods.od.nih.gov/factsheets/Folate-Consumer/