La tos es un reflejo natural que produce el cuerpo para proteger los pulmones. La tos ayuda a limpiar las vías respiratorias de los elementos irritantes de los pulmones (como el moco), lo cual ayuda a repeler las infecciones.

Existen distintos tipos de tos. La tos puede ser seca o húmeda (a veces las personas hacen referencia a la tos húmeda como tos bronquial), y a su vez puede ser productiva (es decir que genera moco) o no productiva (es decir que no genera moco). La tos bronquial generalmente es productiva mientras que la tos seca no lo es.