No, los piojos no tienen alas, su transmisión se produce exclusivamente por contacto directo cabeza a cabeza o a través de objetos contaminados como gorros, almohadas, peines. Por eso es importante evitar que los niños compartan dichos objetos.