Es común que durante esta época del año, tengamos más riesgo de padecer síntomas respiratorios como la tos. En muchos casos este síntoma no implicará mayor preocupación, ya que solo será transitorio, pero…. ¿qué pasa cuando durante estos días la tos con flema se hace persistente?

La tos es un movimiento fisiológico en el cual participan varias estructuras en defensa del sistema respiratorio y en respuesta a la presencia de agentes agresores como: virus, bacterias y hongos o humo, polvo o aerosoles.

Cuando la tos húmeda se hace presente, tu sistema respiratorio está en la titánica misión de  sacar ese agente extraño, con ayuda de la flema, quien se encargará de atraparlo y mediante los movimientos de la tos podrá ser expulsado exitosamente, luego de varios intentos.

¿Cuáles pueden ser las causas de la tos?

Entre las causas de la tos además de agentes infecciosos también se encuentra irritación o alergia requiriendo manejos diferentes.

El color de la flema será un buen indicador para orientarte a identificar cual puede ser la causa. Generalmente mientras más intenso sea el color de la flema (verde, amarilla, marrón, roja, blanca) más complejo podría ser el origen, exceptuando algunos casos.

De igual manera es posible que en un cuadro viral, la flema cambie de coloración durante la evolución sin ser esto un signo de complicación del cuadro, y todo dependerá de los síntomas generales del momento.

Si estás ante una terrible tos con flema, es fundamental tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Tomar abundantes líquidos, ya que la producción de flema consume mucho líquido del organismo, y al  ingerir mayor cantidad de este contribuyes a que tu flema sea más fluida para ser expulsada fácilmente.
  • Los remedios naturales a base de hiedra como Teratosil, el cual puedes adquirir en farmacias, te ofrece una alternativa  efectiva y segura, ya que posee un efecto mucolítico, expectorante y broncodilatador que te hará expulsar mejor la flema y aliviar la tos.  

Si tu tos con flema se acompaña de fiebre, dificultad para respirar, debilidad general o dolor al costado debes consultar de inmediato a tu médico.