Los seres humanos, también somos seres sexuales, ya que la sexualidad es una parte normal, saludable y natural a través de cada etapa de la vida.

¿Cómo se conceptualiza el sexo?

El sexo abarca un sinfín de temas que van desde lo religioso a lo psicológico, sin olvidar lo biológico.

El concepto de sexo se encuentra relacionado a una serie de variantes que conducen a la diferenciación de las especies y la reproducción de la raza.

En biología, se define como el proceso mediante el cual los humanos y cualquier especie se aparean conduciendo a la reproducción de estas. En los humanos, el acto del sexo es más complejo, ya que no comprende el simple hecho de la reproducción, es una de las pocas especies que practica el sexo por placer.

Pero si lo definimos como comportamiento sexual, es aún más amplio, ya que implica desde tocarse a sí mismo o a otra persona, en maneras que estimulen los sentimientos sexuales y el placer, agarrarse de las manos, hasta la masturbación o el coito.

¿Qué es la sexualidad?

La sexualidad refiere: a la intimidad (incluyendo la forma en que hablamos, vestimos y nos relacionamos con los demás); orientación sexual (heterosexual, homosexual, bisexual), valores, creencias y actitudes relacionadas con el ser barón o hembra.

Otros aspectos que cambian a lo largo de nuestra vida y poseen relación estrecha con la sexualidad son:

  • Sexo biológico: masculino, femenino o intersexual.
  • Género: niño, niña, hombre, mujer, transgénero, etc.
  • Orientación sexual: heterosexual u homosexual.
  • Identidad sexual: como nos sentimos respecto a nuestro género u orientación sexual.
  • Imagen corporal: como nos sentimos con respecto a nuestro cuerpo.
  • Deseos: pensamientos y fantasías.
  • Filias eróticas: fetichismo, gusto por la pornografía, comportamiento sadomasoquista, entre otros.
  • Vida emocional y familiar.
  • Cultura y educación.

En términos sencillos el sexo es una cuestión biológica, externa y no está sujeta a elección, así nacemos. La sexualidad, por el contrario, está relacionada con una cuestión psicológica. El sexo está en nuestra naturaleza, en cambio la sexualidad se elige, por ello requiere exploración y búsqueda, siendo un componente que nos mueve hacia la búsqueda del placer.

¿Cuál es la diferencia entre hacer el amor o tener sexo?

Aunque para algunas parejas no hay diferencia, sí hay una línea que separa al sexo de hacer el amor y ninguno es mejor que otro, todo dependerá de lo que se desea disfrutar en la cama

Tener sexo y hacer el amor son dos conceptos que implican placer, pero no son lo mismo.

Este interrogante genera un sinfín de debates. Estamos de acuerdo en que practicar sexo no implica estar obligado a querer a la otra persona. Por lo tanto, ciñéndonos al significado estricto del concepto, no es posible hacer el amor sin estar enamorado.

El tener sexo es un acto de la naturaleza, necesario para asegurar la continuidad de la especie, donde se busca el disfrute mutuo; por lo que no implica compartir un acto de amor. En el sexo, todo es más intenso y rápido, porque lo que se busca es disfrutar de sensaciones intensas y apasionantes. En cuanto llega el orgasmo, el contacto se acaba.

Hacer el amor, involucra emociones de quienes lo consuman, se busca el contacto emocional y compartirlo todo, con una gran carga de romanticismo.