El 2 de noviembre de cada año es el Día Internacional de la Vitamina D, este día es para recordar que a pesar de su importancia para la salud, más del 50% de la población mundial es deficiente en vitamina D. Según diferentes sociedades médicas la vitamina D es más que un nutriente, cumple múltiples funciones en diferentes tejidos.

¿Cómo se obtiene la vitamina D?

En nuestra piel se encuentra la materia prima para producir vitamina D, se requiere luz solar y tener hígado y riñones sanos. La cantidad de vitamina D que el cuerpo produce es variable y depende de muchos factores como: el color de la piel, la edad, tipo de ropa, hábitos, costumbres culturales; además de la hora del día, condiciones ambientales e incluso el lugar del mundo donde nos encontremos.

Otra fuente son los alimentos y pocos contienen de manera natural vitamina D, entre ellos se encuentra principalmente los pescados grasos como el salmón, el bagre y la caballa; otros con menos cantidad son la amarilla de los huevos, algunos hongos y muy pocos vegetales.

¿Para qué sirve la vitamina D?

La vitamina D actúa tal cual lo hacen las hormonas. Su efecto más conocido y mejor descrito tiene que ver con la absorción de calcio en el intestino.

En los últimos años se ha señalado la importancia de la vitamina D para el buen funcionamiento del sistema inmunológico, tanto en infecciones como en las enfermedades llamadas autoinmunes.

Es tan importante la vitamina D para el aprovechamiento del calcio que las deficiencias graves y prolongadas producen raquitismo en los niños y osteomalacia en los adultos, en ambas enfermedades los huesos son tan débiles que se deforman, también se ha asociado a la vitamina D con una mejor salud de los músculos.

Vitamina D y sistema inmune

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado estudios en su portal web en los que se menciona un papel positivo de la vitamina D en el riesgo de infecciones respiratorias(1)

Con el advenimiento de la pandemia por coronavirus y la enfermedad que produce (COVID-19), más de 300 publicaciones científicas han apoyado, aún más, la importancia de la vitamina D para el sistema inmunológico y para una mejor respuesta del mismo frente a agentes agresores como los virus.

Uno de estas publicaciones en una prestigiosa revista científica, es un estudio realizado en casi 200. 000 participantes en las que se encontró que aquellas personas que tenían un estado de vitamina D deficiente, tuvieron con más frecuencia pruebas positivas para el coronavirus SARS-CoV-2, en comparación con aquellos que tenían un estado de vitamina D adecuado, de hecho la tasa de positividad fue 54% mayor. (2) El estudio antes mencionado es firme en señalar la importancia de la vitamina D para la salud.

¿Todos necesitamos la misma cantidad de vitamina D?

No, hay momentos de la vida en los cuales la vitamina D, como el resto de los nutrientes, se requieren en mayor proporción como cuando nuestros huesos están en formación o tenemos más riesgo de presentar osteoporosis.

Hay sustancias que son claves para un buen funcionamiento de nuestro organismo, por ello siempre es importante conocer las mejores recomendaciones para mantener una salud óptima, el contenido de este documento no sustituye de ninguna forma el juicio clínico de su médico, comparta con él o ella sus inquietudes y solicite recomendaciones para mantener la salud.

Hay personas que, adicionalmente, podrían producir menos vitamina D, tener la absorción intestinal disminuida o presentar condiciones de salud o uso de medicamentos que afectan la producción y activación de la vitamina D, es decir, son grupos de riesgo para tener deficiencia de la misma.

Scroll Up