fbpx

Menú

La rinitis alérgica o fiebre del heno se produce debido a un conjunto de factores externos que afectan al organismo y hacen que este reaccione mediante una alergia cuyos síntomas son:

  • Congestionamiento nasal.
  • Cantidad incontrolable de estornudos.
  • Ojos y cara que se vuelven rojizos.
  • Picazón en la nariz.  

¿Qué hacer si tengo rinitis alérgica?

Los especialistas sugieren con frecuencia el uso de aerosoles nasales (todos los días, una y hasta dos veces diarias) para contrarrestar el congestionamiento en las fosas nasales.

Por otro lado, sí la rinitis alérgica empeora los especialistas recomiendan a los pacientes realizarse un lavado nasal con solución salina para liberar la mucosidad de la nariz. 

Otras recomendaciones incluyen:

1. Instale filtros de horno u otros filtros de aire

Estos filtros son acumuladores de polvo y uno de los principales causantes de alergias, porque las partículas de suciedad se mezclan con el aire que las personas respiran.

Debido a esto, las empresas han empezado a implementar el doble filtro en sus equipos para minimizar el daño a las personas.

2. Retire los muebles y las alfombras de los pisos

Los muebles y las alfombras son los principales receptores de polvo en los hogares. Una vez el polvo, las polillas y los ácaros logran asentarse o esparcirse en el ambiente, se coniverten en grandes causantes de alergia.

3. Utilice un deshumidificador para secar el aire de la casa

Los cambios climáticos son un fuerte detonante de las alergias en las personas. Por ello, los especialistas recomiendan que las personas cuenten en sus hogares con un deshumidificador, pues estos mantienen el ambiente estable en casa y evitan los picos de humedad, calor y frío. 

4. Cambie el lugar donde sus mascotas duermen y comen

Las mascotas son de los mejores acompañantes en los hogares, pero convivir mucho rato o dormir con ellas puede ser producto de rinitis alérgica.

Algunas razas de perros y gatos suelen desprender su pelaje por donde quiera que pasan. Este pelaje suele hacer daño a la respiración de las personas y ser causante de muchas alergias.

5. Evite ciertas tareas al aire libre

Las actividades al aire libre suelen ser muy buenas para la salud, sobre todo para el sistema cardiovascular y el respiratorio. La exposición al aire natural es la manera más óptima para respirar.

Sin embargo, las ráfagas de viento pueden levantar tierra, arena o suciedad, lo que desencadena estornudos y alergia.

6. Cambie la manera de limpiar la casa

La manera en la que se limpian los hogares de las personas con rinitis alérgica debe ser diferente a la común, pues se debe evitar levantar mucho polvo y generar humedad en el ambiente.

7. Reduzca las entradas de polvo al hogar

La presencia del polvo en los hogares es casi imposible de controlar. Aquello que las personas pueden realizar es tratar de mantener los espacios cerrados para reducir su entrada a través de ventanas y puertas.  

8. Controle el moho en espacios interiores y exteriores

Para minimizar la existencia del moho en los hogares es importante realizar diversas limpiezas en los ambientes como:

  1. Limpiar la ropa guardada en armarios.
  2. Controlar la humedad en los espacios tanto abiertos como cerrados.
  3. Limpiar las tuberías constantemente.
  4. Controlar las filtraciones en pisos, paredes y techos.

9. Evite la exposición al polen de las plantas y a los animales

Las plantas y los animales son parte de la naturaleza y la adornan, pero en muchas ocasiones el olor y la textura de estos seres vivos suele causar alergia.

Por ende, los especialistas recomiendan que si la persona comienza a estornudar una vez toca a un animal o huele a una planta, evite el contacto con ellos o lo disminuya lo mayor posible.

Pruebe remedios caseros

Para nadie es un secreto que la medicina natural suele ser muy efectiva en la salud del ser humano.

Algunos de los remedios caseros más utilizados para tratar la rinitis alérgica o fiebre de heno son:

Jengibre

El jengibre es considerado un antihistamínico natural, además, es uno de remedios caseros más utilizados porque posee una gran cantidad de antibacterianos y antivirales.

Vitamina C

La vitamina C tiene propiedades que ayudan a estimular el sistema inmunológico. Además, cuenta con componentes antihistamínicos que pueden reducir la alergia.

Ajo

El ajo contiene quercetina, antihistamínico natural que puede ser muy eficaz en el tratamiento para la rinitis alérgica.

Además, el ajo tiene antibacterianos, antibióticos, antivirales y propiedades que estimulan el sistema inmunológico. Estos promueven la recuperación rápida.

Aguas salinas

Los lavados nasales suelen ser de mucha ayuda para el descongestionamiento nasal, las alergias y la rinitis.

Un lavado nasal con agua salina ayuda a limpiar el polvo, el polen, la secreción y otros residuos de los conductos nasales. También puede añadir humectación. Sus conductos nasales son los espacios abiertos detrás de su nariz. El aire pasa por los conductos nasales y luego entra en los pulmones.

Ortiga

La ortiga se ha utilizado como un agente antiinflamatorio y antihistamínico en la medicina alternativa para el tratamiento de alergias estacionales, incluyendo la rinitis alérgica. Ayuda a aliviar los síntomas como la congestión nasal, tos, estornudos y picazón.

Vapor

La inhalación de vapor ayuda a despejar las fosas nasales del exceso de mucosidad y cualquier irritación. Esto a su vez le ayuda a deshacerse de los síntomas de la rinitis alérgica como secreción nasal, dolor de garganta y estornudos.

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es muy efectivo para la rinitis alérgica debido a sus antihistamínicos y antibióticos. Puede ayudar a reducir la intensidad de los síntomas como estornudos frecuentes, congestión nasal, dolores de cabeza y otros. Además, es fundamental en la regulación del sistema inmune.

Cúrcuma

La cúrcuma es una excelente solución para reducir cualquier tipo de alergia. Es un buen agente antiinflamatorio y un fuerte antioxidante. Puede ayudar a reducir los síntomas de la rinitis alérgica como la sequedad de boca, estornudos y la tos. 

Considere el uso de antihistamínicos luego de consultar a un profesional

Los antihistamínicos son de mucha ayuda al momento de tratar una alergia, pero es importante consultar a un especialista o su médico tratante antes de iniciar un tratamiento con base en ellos debido a sus efectos secundarios.

Algunos de los efectos secundarios de los antihistamínicos son:

  • Cambios en la visión.
  • Mareos.
  • Somnolencia.
  • Disminución del apetito.
  • Resequedad en la boca.
  • Sentir nervios o irritabilidad.

Además, las personas deben tomar ciertas precauciones antes de ingerir antihistamínicos si poseen los siguientes padecimientos:

  • Enfermedad cardíaca o presión arterial alta.
  • Aumento de la presión en los ojos o glaucoma.
  • Próstata agrandada.
  • Diabetes.
  • Epilepsia.
  • Tiroides.
  • Enfermedades cardiacas.
  • Presión arterial alta.

¿Qué sucede si la rinitis alérgica empeora?

En el caso de que la rinitis sea incontrolable, constante y aumenta su intensidad puede causar que los vasos de las fosas nasales se rompan, trayendo como consecuencia el sagrado por irritación.

Además, debido a la constante congestión en los senos paranasales la persona corre el riesgo de sufrir sinusitis a largo plazo.

Por otro lado, si la persona sufre de asma puede verse con complicaciones debido a la fuerte congestión nasal en los senos paranasales.