fbpx

Menú

La preeclampsia sigue siendo una causa importante de muerte en las embarazadas en todo el mundo. El parto prematuro como consecuencia de la hipertensión es la principal causa de muerte en los recién nacidos, en particular en los países de bajos ingresos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda fuertemente 1.5 a 2g de calcio elemental diariamente, para mujeres con bajo consumo de calcio en la dieta. Lo que no está claro, según plantean los autores del presente artículo es sobre que bases se debe prescribir calcio para la prevención de la preeclampsia:

1.- Basado en la adecuación de la ingesta de calcio o en base al riesgo de preeclampsia inicial.

2.- ¿Cómo se debe administrar ese calcio?, es decir, la dosis mínima requerida y el momento óptimo de inicio o si es por suplemento o por medio de fortificación de alimentos básicos.

¿Cuáles son los antecedentes más recientes?

Una investigación publicada por Cochrane en 2018, sobre la revisión de 27 ensayos clínicos encontró que la administración de suplementos de calcio a dosis de 1 g/ día es una manera segura de reducir el riesgo de preeclampsia, especialmente en embarazadas pertenecientes a comunidades con una baja ingesta de este mineral.

¿Qué evidencia encontró el estudio actual?

Un metaanálisis de 30 estudios controlados (20.445 mujeres) evaluó la efectividad de las dosis altas (≥1 g/d) y bajas (<1 g/d) de calcio para prevención de preeclampsia, tomando en consideración el nivel basal de ingesta de acuerdo con el calcio dietético inicial, el riesgo de preeclampsia y el momento de inicio de dicha intervención.

  • Los ensayos de calcio versus placebo o ninguna terapia se realizaron principalmente en países latinoamericanos como Argentina, Colombia y Perú, además de Estados Unidos.
  • La mayoría de los ensayos (n=18) evaluaron dosis altas de calcio, 11 ensayos evaluaron dosis bajas y otro proporcionaron brazos de dosis alta y baja.
  • Más de la mitad de los ensayos reclutaron mujeres de «alto riesgo», con al menos un factor de riesgo para preeclampsia.
  • La mayoría incluyeron mujeres con una ingesta inicial baja de calcio.
  • Seis ensayos iniciaron calcio antes de las 20 semanas y el resto comenzaron poco después.
  • La adherencia media al calcio fue >80%.

La suplementación con calcio (vs. placebo/ninguna terapia) se asoció con una reducción del 51 % en incidencia de preeclampsia.

La heterogeneidad entre los ensayos fue sustancial pero las estimaciones de los efectos fueron casi idénticos para dosis bajas y dosis altas.

El calcio disminuyó significativa y consistentemente la incidencia de enfermedad materna severa, compuesto de morbilidad, nacimiento prematuro y bebés de bajo peso al nacer.

El calcio no tuvo efecto significativo sobre otros resultados como muertes maternas (59/100.000 embarazos identificados (3/5053) en calcio y 158/100.000 (8/5059) grupos placebo). En el caso de riesgo de HELLP, se vio incrementado en el grupo de dosis elevadas de calcio.

¿Qué significa esto?

Las dosis bajas de calcio son tan efectivas para la prevención de la preeclampsia como las dosis altas recomendadas por OMS, según este estudio. El calcio es un enfoque complementario al cribado multifactorial temprano y uso de aspirina que previene el 60% de la preeclampsia prematura, pero no el 70% de la enfermedad que surge a término; el calcio es igualmente efectivo para reducir ambos: preeclampsia prematura y a término en mujeres con baja ingesta.

Estudio completo aquí