La Sociedad Americana de Endocrinología Clínica ha publicado su nueva guía de recomendaciones para el Manejo de la Osteoporosis Posmenopáusica (ver aquí). Para ello, se tomó como base la revisión de más de 100 estudios aleatorizados y metaanálisis enfocados en la reducción de riesgo de fracturas, considerando que la osteoporosis posmenopáusica es un problema común.

Las fracturas por osteoporosis se asocian a dolor, limitación funcional, complicaciones graves, e incrementan la mortalidad. Sin embargo, muchas mujeres con osteoporosis posmenopáusica y con alto riesgo de fracturas no reciben tratamiento.

Recomendaciones para mujeres con osteoporosis posmenopáusica

Las recomendaciones más importantes (aplicables en nuestro medio) son:

  • Todas las mujeres con osteoporosis posmenopáusica con riesgo de fracturas tienen indicación de recibir tratamiento, en especial si han sufrido una fractura previamente.
  • Los bifosfonatos son la opción en primera línea para el tratamiento de la osteoporosis, ya que reducen el riesgo de fracturas vertebrales y no vertebrales.
  • La duración del tratamiento con bifosfonatos se debe reevaluar en 3 a 5 años, salvo en pacientes de alto riesgo de sufrir una fractura.
  • Las nuevas terapias son consideradas alternativas (Denosumab, Teriparatide, Abaloparatide, Calcitonina, Inhibidores selectivos de los receptores estrogénicos, y Terapia de reemplazo hormonal).
  • Calcio y vitamina D deben asociarse al tratamiento antirresortivo o anabólico en mujeres con baja densidad mineral ósea y riesgo de fracturas. Las pacientes que, por alguna condición clínica, no puedan recibir ningún tipo de tratamiento antirresortivo o anabólico, deben recibir suplementos de calcio y vitamina D. De esta forma, reducirán el riesgo de fracturas de cadera.
  • Se aconseja evaluar la densidad mineral ósea (DMO) por densitometría cada 1 a 3 años dependiendo del valor inicial. Las recomendaciones de la Sociedad Americana de Medicina Interna, por otra parte, sugieren no realizar monitoreo para re-evaluación del tratamiento (opinión reforzada este año en el American College of Physician-ACP-).
  • Destacan la baja frecuencia de complicaciones asociadas a las terapias antirresortivas, como la osteonecrosis de mandíbula, cuya incidencia es de 0,2%, y las fracturas atípicas que ocurren en 0,08%, en especial en pacientes tratados de manera ininterrumpida por 4 años o más. En relación con la osteonecrosis de mandíbula, la frecuencia está asociada a condiciones clínicas preexistentes (cáncer, quimioterapia, radioterapia, etc.). Además, señalan que la Sociedad Americana Dental recomienda no detener el tratamiento antirresortivo para realizar procedimientos odontológicos. Sin embargo, la Sociedad Americana de Cirujanos Orales y Maxilofaciales sugieren detener la terapia por dos meses si el tratamiento ha tenido una duración de 4 años.

¿Le gustaría recibir mayor información sobre este tema en su correo electrónico? Contáctenos aquí.

Scroll Up