Desde la última semana de diciembre, cuando la OMS (Organización Mundial de la Salud) fue alertada sobre la existencia de varios casos de neumonía por un nuevo virus respiratorio en la ciudad china de Wuhan, ya suman más de 300 afectados y casi 10 muertos, además de casos confirmados fuera de las fronteras del país asiático.

Se trata de un coronavirus, perteneciente a la familia de virus que causas el resfriado común y el SARS, entre otras infecciones respiratorias. Se le ha denominado 2019-nCoV, hasta el momento no se conoce el grado de virulencia o patogenicidad del mismo, pero la OMS y las diferentes agencias de salud a nivel mundial están en alerta.

Como otras infecciones con potencial epidémico, la Organización Mundial de la Salud ha establecido una serie de recomendaciones dirigidas al personal de salud, puntualizando que esta guía de actuación no pretende reemplazar el juicio clínico del especialista que atiende al paciente sintomático respiratorio.

Entre los aspectos más importantes contenidos en dicho documento se encuentra la definición de caso sospechoso:

  • Pacientes con infección respiratoria aguda severa con antecedentes de fiebre >38°C y tos, que haya iniciado los síntomas dentro de los últimos 10 días y que no sea explicado por otra causa o germen, quien adicionalmente:

a) Tenga una historia de viaje a Wuhan, provincia de Hubei, China, en los 14 días anteriores al inicio de los síntomas.

b) Ocurra en un trabajador de la salud que haya estado trabajando en un entorno donde se atiende a pacientes con infecciones respiratorias agudas graves, sin importar el lugar de residencia o el historial de viaje.

c) La persona desarrolle un curso clínico inusual o inesperado, especialmente un deterioro repentino a pesar del tratamiento apropiado, sin tener en cuenta el lugar de residencia o el historial de viaje, incluso si se ha identificado otra etiología que explique completamente la presentación clínica.

También se debe sospechar la infección en toda persona con enfermedad respiratoria aguda de cualquier grado de severidad que, dentro de los 14 días anteriores al inicio de la afección, haya tenido alguna de las siguientes exposiciones:

a) Contacto físico cercano con un caso confirmado de infección por nCoV, mientras que el paciente era sintomático.

b) Haya acudido a un centro de salud en un país donde se han reportado infecciones de nCoV.

Cabe destacar que la ausencia de fiebre no descarta el proceso infeccioso y que en poblaciones de riesgo se debe sospechar presentaciones clínicas atípicas. Adicionalmente los pacientes con infección viral no complicada pueden presentar síntomas inespecíficos como fiebre, tos, dolor de garganta, congestión nasal, malestar general, dolor de cabeza, dolor muscular o malestar general.

La OMS hasta el momento no ha sugerido ninguna restricción en los viajes desde o hacia la provincia con el mayor número de casos, a diferencia del gobierno local de China quien decidió prohibir a los habitantes de Wuhan, lugar donde se originó el brote de coronavirus, salir de la ciudad si no hay fuertes motivos.

Entre las recomendaciones contenidas en el documento se encuentran las medidas de protección para el paciente, los contactos y el personal de salud, cabe destacar:

  • Dele al paciente sospechoso una máscara médica y dirija al paciente a un área separada, una sala de aislamiento si está disponible. Mantenga al menos 1 metro de distancia entre los pacientes sospechosos y otros pacientes. Indique a todos los pacientes que se cubran la nariz y la boca al toser o estornudar con pañuelos desechables o con el codo flexionado para otros. Realizar la higiene de las manos después del contacto con las secreciones respiratorias.
  • Las precauciones de gotas previenen la transmisión de virus respiratorios por gotas grandes. Use una máscara médica si trabaja dentro de 1-2 metros del paciente. Coloque a los pacientes en habitaciones individuales o agrupe a aquellos con el mismo diagnóstico etiológico. Si no es posible un diagnóstico etiológico, agrupe a los pacientes con un diagnóstico clínico similar y basado en factores de riesgo epidemiológico, con una separación espacial.

Es importante tener en cuenta que el paciente puede presentarse con síntomas respiratorios leves hasta manifestaciones de insuficiencia respiratoria severa, sepsis o/y shock séptico y el abordaje dependerá de la condición del mismo.

Le recomendamos para mayor información realizar clic Aquí .

Scroll Up