Directrices 2019 sobre pre-diabetes, diabetes y enfermedad cardiovascular de la Sociedad Europea de Cardiología, desarrolladas en colaboración con la Sociedad Europea para el Estudio de la Diabetes

Estimado Dr.(a), compartimos con Usted las directrices actualizadas de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés) para el abordaje del paciente con pre-diabetes, diabetes y enfermedad cardiovascular, realizadas en colaboración con la Sociedad Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD, por sus siglas en inglés). Aquí resumimos algunas recomendaciones destacadas con nivel de evidencia y grado de recomendación I (A,B,C). Le invitamos a revisar la guía completa aquí.

Recomendaciones

  • El manejo de la diabetes y sus complicaciones debe estar centrado en el paciente y sus particularidades.
  • Está indicado el descarte de DM2 en todo paciente con enfermedad cardiovascular, empleando HbA1c y glucosa plasmática en ayunas (IA)
  • La detección de microalbuminuria está indicada en pacientes con riesgo de desarrollar disfunción renal o con alto riesgo de enfermedad cardiovascular futura (IB)
  • En DM2 con HTA o enfermedad cardiovascular está indicado el ECG en reposo (IC)
  • Se recomienda aplicar un control estricto de glucosa, buscando una HbA1c <7.0%, para disminuir las complicaciones microvasculares. (IA)
  • Los objetivos de HbA1c se deben individualizar de acuerdo con la duración de la DM, las comorbilidades y la edad (IC). Deben evitarse las hipoglucemias. (IA)
  • En los diabéticos se debe tratar la HTA cuando esta sea >140/90 mmHg en la consulta (IA). El tratamiento debe individualizarse y los objetivo son: presión arterial sistólica (PAS) 130 mmHg o menos si se tolera, pero no debe ser inferior a 120 mmHg. En mayores de 65 años la PAS debe estar entre 130 y 139 mmHg (IA). La presión arterial diastólica debería ser <80 mmHg, pero no <70 mmHg. (IC)
  • En los diabéticos con HTA se recomienda el bloqueo del sistema renina angiotensina aldosterona (con IECA´s o BRA), particularmente si existe microalbuminuria, albuminuria, proteinuria o hipertrofia del ventrículo izquierdo (IA). Se recomienda que los BRA o IECA´s se inicien en forma combinada con bloqueadores de los canales de calcio o con un diurético tazida o tiazida-like. (IA)
  • Los objetivos de LDL-c serán <100 mg/dL si el riesgo CV es moderado y <70 mg/dL si el riesgo CV es alto, o buscar una reducción de por lo menos 50% del valor basal. (IA)
  • Las estatinas se recomiendan como el tratamiento hipolipemiante de primera elección en pacientes con DM y niveles altos de LDL-C, su administración dependerá de los objetivos a alcanzar (IA). Cuando no se alcancen los objetivos con estatinas se recomienda la combinación con ezetimiba. (IB)
  • Los diabéticos con enfermedad cardiovascular establecida o muy alto riesgo de padecerla se benefician de recibir inhibidores de los transportadores de sodio y glucosa (SGLT2) (IA) o análogos de los receptores de las incretinas (GLP1) para reducir riesgo de hospitalización o descompensación de insuficiencia cardíaca (IB). Los IDPP-4 Sitagliptina y linagliptina tienen un efecto neutral sobre el riesgo de hospitalización o insuficiencia cardíaca, por lo cual son una valiosa alternativa en ausencia de los primeros.
  • Metformina debería ser considerada terapia de primera línea para el diabético con insuficiencia cardíaca, si la TGF es >30 ml/min (IIA)
  • En los diabéticos con un síndrome coronario agudo o enfermedad coronaria establecida, se recomienda reducir el riesgo de nuevos eventos CV a través de:  Bloqueo del sistema renina angiotensina aldosterona (BRA o IECA´s), uso de estatinas, ASA 75 a 160 mg/día (prevención 2°) y bloqueadores del receptor plaquetario P2Y (por un año posterior a procedimiento de reperfusión). (IA)
  • En diabéticos con insuficiencia cardíaca y baja fracción de eyección se recomienda el uso de IECAs y beta bloqueantes para reducir hospitalizaciones y mortalidad (IA), en especial  después de un infarto. Si no hay tolerancia a los IECAs se recomienda emplear BRA. (IB)
  • En diabéticos con fibrilación auricular se prefieren los anticoagulantes orales con acción directa (Rivaroxabán, Dabigatrán) por encima de los inhibidores de la vitamina K. (IA)

¿Le gustaría recibir mayor información sobre este tema en su correo electrónico? Contáctenos aquí, recordando hacer mención del artículo de su interés. Gracias.

Scroll Up