fbpx

Menú

La incapacidad de tener y mantener una erección lo suficientemente firme para tener relaciones sexuales, pese a sentir deseo sexual, puede provocar estrés, afectar la confianza, generar ansiedad y llevar a la depresión

En este punto la depresión es una consecuencia de la disfunción eréctil.

La depresión es un trastorno afectivo múltiple que se puede manifestar de diversas formas:

  • Sentimientos de tristeza y desesperación.
  • Falta de interés por actividades placenteras.
  • Cambios en el apetito y en el sueño. 
  • Fatiga e incapacidad de concentrarse.

La falta de interés por actividades placenteras como el sexo puede deberse a disminución de la libido o deseo sexual, disfunción eyaculatoria o disfunción eréctil. 

Con este enfoque, la depresión es la causa de la disfunción eréctil.

Existe una influencia bidireccional entre la depresión y la disfunción eréctil, reforzándose mutuamente ambas patologías. 

¿Cómo lidiar con la depresión por disfunción eréctil?

  • Prestar total atención a la disfunción eréctil, pues es la patología que está generando la depresión.

Es muy importante aclarar que tanto la depresión como la disfunción eréctil se alimentan el uno del otro, empeorando los síntomas de cada uno.

Para la disfunción eréctil, es necesario acudir al médico especialista y entregar toda la información disponible. También realizar los estudios indicados para un correcto diagnóstico.

Una vez diagnosticado, seguir el tratamiento farmacológico recomendado, cuidando de atender cualquier otra patología paralela, como diabetes, hipertensión, depresión. 

  • La toma de medicamentos antidepresivos y tranquilizantes produce efectos secundarios sexuales como cambio en el deseo sexual, problemas de erección, problemas de orgasmos y problemas de excitación, comodidad y satisfacción.

Para esta situación el médico puede recomendar algunas estrategias:

Esperar algunas semanas para ver si desaparecen los efectos secundarios sexuales.

  • Ajustar la dosis de antidepresivo.
  • Cambiar a otro antidepresivo.
  • Agregar un segundo antidepresivo.
  • Agregar un medicamento para mejorar la función sexual.

  • Adopta hábitos de vida saludables: 
  1. Evita fumar.
  2. No excedas el consumo de alcohol. 
  3. Ejercicio físico, camina, baila, corre o monta bicicleta. Ayudan también algunas posturas de yoga, los ejercicios de respiración y la meditación.
  4. Duerme bien. 
  5. Aliméntate bien. La nutrición puede influir en el estado de ánimo y el nivel de energía de una persona.
  6. Identifica los problemas y habla con gente de confianza, que te estime, que esté dispuesta a escucharte con atención y respeto, con comprensión, es necesario drenar.
  7. Ejercita tu imaginación en actividades como pintura, dibujo, costura, baile, escritura. 
  8. Haz un esfuerzo por fijarte en cosas buenas. Saca a flote tus dones. Es muy importante tener paciencia, mucha paciencia contigo mismo y poner a disposición la mejor voluntad.
  • El acompañamiento psicológico es muy importante para manejar todos los problemas emocionales que pueden ser la base de la disfunción eréctil: baja autoestima, frustración, dificultad para manejar la ansiedad, el estrés y la depresión.

Recomendaciones finales

Las personas afectadas en su salud mental muchas veces no reconocen los signos y síntomas de la depresión, llegando a tomar su situación como normal, otros sienten vergüenza y creen que pueden superarla solos. Es necesaria la ayuda profesional cuando aparecen síntomas como:

  1. Sentimientos de tristeza, ganas de llorar sin motivo, vacío, desesperanza.
  2. Arrebatos de enojo, irritabilidad y frustración.
  3. Pérdida de interés o placer en la mayoría de actividades, pasatiempos, deportes, actividades de ocio y entretenimiento, relaciones sexuales.
  4. Cansancio y falta de energía.
  5. Falta o exceso de apetito.
  6. Insomnio o exceso de sueño.
  7. Ansiedad, nerviosismo o inquietud.
  8. Lentitud al razonar, hablar y realizar movimientos corporales. 
  9. Dificultad para recordar cosas. 
  10. Fijación en fracasos del pasado.
  11. Patologías físicas sin causa aparente.

La comunicación y diálogo permanente con la pareja, en términos positivos, es un pilar fundamental en la búsqueda de una vida sexual satisfactoria.

Depresión por disfunción eréctil: todo lo que necesitas saber

La incapacidad de tener y mantener una erección lo suficientemente firme para tener relaciones sexuales, pese a sentir deseo sexual, puede provocar estrés, afectar la confianza, generar ansiedad y llevar a la depresión

En este punto la depresión es una consecuencia de la disfunción eréctil.

La depresión es un trastorno afectivo múltiple que se puede manifestar de diversas formas:

  • Sentimientos de tristeza y desesperación.
  • Falta de interés por actividades placenteras.
  • Cambios en el apetito y en el sueño. 
  • Fatiga e incapacidad de concentrarse.

La falta de interés por actividades placenteras como el sexo puede deberse a disminución de la libido o deseo sexual, disfunción eyaculatoria o disfunción eréctil. 

Con este enfoque, la depresión es la causa de la disfunción eréctil.

Existe una influencia bidireccional entre la depresión y la disfunción eréctil, reforzándose mutuamente ambas patologías. 

Referencias:

Daniel K. Hall-Flavin, M. D. (2020, May 5). Antidepresivos: ¿cuáles causan la menor cantidad de efectos secundarios sexuales? Mayo Clinic. Retrieved July 29, 2022, from https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/depression/expert-answers/antidepressants/faq-20058104