El colon irritable o más apropiadamente el síndrome de intestino irritable (SII)

Afecta entre el 6 y el 18% de las personas en todo el mundo, especialmente a las mujeres. Es uno de los trastornos funcionales del tubo digestivo, esto quiere decir que, esencialmente el tubo digestivo puede estar “bien” pero no trabajar de la manera correcta.

¿Qué es intestino irritable?

Implica dolor abdominal que aparece y mejora de manera intermitente, en episodios o crisis presentes por un largo período de tiempo, acompañados de cambios en la frecuencia de las deposiciones. A veces con diarrea o estreñimiento y en algunos casos ambos síntomas de forma alterna.

¿Qué NO es intestino irritable?

Para que un síntoma sea atribuible a intestino irritable debe tener una duración de por lo menos 12 semanas/año, no necesariamente consecutivas. Las circunstancias frecuentes que puedan afectar momentáneamente la actividad intestinal no pueden ser consideradas como intestino irritable:

  • Periodos cortos de malestar abdominal y alteraciones del ritmo intestinal que aparecen debido a viajes, estrés, transgresiones dietéticas.
  • Diarrea o estreñimiento crónicos, sin dolor abdominal.
  • Dolor abdominal crónico sin diarrea o estreñimiento.
  • Flatulencia persistente, sin diarrea, estreñimiento o dolor.
  • Trastornos digestivos que aparecen en el contexto de enfermedades metabólicas como diabetes o problemas tiroideos.

¿Qué causa el intestino irritable?

No se conoce una causa precisa que explique por qué una persona presenta intestino irritable, pero la alteración en la sensibilidad y los movimientos intestinales se ven influenciados por factores psicológicos.

Los gérmenes de la flora intestinal parecen tener un papel muy importante en la activación del sistema inmune a nivel de las paredes intestinales, induciendo procesos de inflamación que afectan a las fibras nerviosas y musculares.

Se sabe que las gastroenteritis, la intolerancia a algunos alimentos, problemas hormonales y factores genéticos podrían influir en esta enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes de colon o intestino irritable?

Dolor

El dolor abdominal es el síntoma más común y un factor clave en el diagnóstico. Ocurre en todo el abdomen o en la parte baja, pero es menos frecuente en la parte superior. Generalmente el dolor disminuye después de las evacuaciones.

Estreñimiento

El SII con estreñimiento predominante es el tipo más común y afecta a casi el 50% de las personas con SII. El estreñimiento se define como tener menos de tres deposiciones por semana.

La comunicación alterada entre el cerebro y el intestino puede acelerar o ralentizar el tiempo de tránsito normal de las heces. Cuando el tiempo de tránsito se ralentiza, el intestino absorbe más agua de las heces y se vuelve más difícil de evacuar.

Diarrea

Afecta aproximadamente a un tercio de los pacientes con SII. Un estudio de 200 adultos encontró que aquellos con SII con predominio de diarrea tenían, en promedio, 12 evacuaciones intestinales por semana, más del doble de la cantidad de adultos sin SII.

El tránsito intestinal acelerado en el SII también puede resultar en un impulso repentino e inmediato de defecar. Algunos pacientes describen esto como una fuente importante de estrés, incluso evitando algunas situaciones sociales por temor a una diarrea repentina.

Estreñimiento y diarrea alternos

Aunque parezca contradictorio, el SII puede presentar estreñimiento y la diarrea de manera alterna, esto se ve en 20% de los pacientes. Este tipo de SII tiende a ser más severo que los otros con síntomas más frecuentes e intensos.

El dolor es la pista más importante de que los cambios en las deposiciones no están relacionados con la dieta o con infecciones leves comunes.

Gas e hinchazón

La digestión alterada conduce a una mayor producción de gases en el intestino. Esto puede causar hinchazón, lo cual es incómodo.

En un estudio de 337 pacientes con SII, el 83% informó hinchazón y retortijones. Ambos síntomas fueron más comunes en las mujeres y en el SII con estreñimiento predominante o en tipos mixtos.

Intolerancia alimentaria

Hasta el 70% de las personas con SII informan que determinados alimentos desencadenan síntomas. Dos tercios de las personas con SII evitan ciertos alimentos, no está claro por qué estos alimentos desencadenan los síntomas.

Estas intolerancias alimentarias no son alergias. Si bien los alimentos desencadenantes son diferentes para todos, algunos comunes incluyen alimentos que producen gases, como los FODMAP, así como lactosa y el gluten.

Fatiga y dificultad para dormir

Más de la mitad de las personas con SII reportan fatiga. El síndrome del intestino irritable también está relacionado con el insomnio, que incluye dificultad para conciliar el sueño, despertarse con frecuencia y sentirse inquieto por la mañana, esto se ha observado hasta en 13% de personas.

Curiosamente, la falta de sueño predice síntomas gastrointestinales más graves al día siguiente.

Ansiedad y depresión

El SII también está relacionado con la ansiedad y la depresión. No está claro si los síntomas del SII son una expresión de estrés mental o si el estrés de vivir con SII hace que las personas sean más propensas a tener dificultades psicológicas.

Lo que ocurra primero, la ansiedad y los síntomas del SII digestivo se refuerzan mutuamente. En un gran estudio de 94,000 hombres y mujeres, las personas con SII tenían más de un 50% más de probabilidades de tener un trastorno de ansiedad y más de un 70% más de probabilidades de tener un trastorno del estado de ánimo, como la depresión.

¿Qué se puede hacer para mejorar el intestino irritable?

El tratamiento del síndrome de intestino irritable se centra en aliviar los síntomas. Las manifestaciones leves a menudo se pueden controlar reduciendo el estrés y haciendo cambios en la dieta y estilo de vida. Se puede intentar lo siguiente:

  • Evitar los alimentos que desencadenan los síntomas, escoger dietas bajas en FODMAP.

¿Qué son los alimentos FODMAP?

Son alimentos que contienen sustancias fermentables, son hidratos de carbono simples o complejos como la glucosa, la fructosa, maltosa, etc. Aunque no todos los hidratos de carbono o azúcares son fermentables y se categorizan dentro del listado FODMAP, los que los son tienden a producir gases y dolor abdominal, empeorando los síntomas de intestino irritable.

  • Comer lento y evitas los excesos.
  • Tomar agua en bueno pare el organismo, pero no mejora los síntomas de SII.

Hay medicamentos específicos para el control de síntomas del intestino irritable, lo cuales se pueden conversar con el médico gastroenterólogo, quien es el especialista más indicado para estudiar y controlar esta patología.

Scroll Up