Alergia a los alimentos, no es lo mismo que intolerancia

La alergia o hipersensibilidad alimentaria es la reacción que presenta un individuo tras la ingestión, contacto o inhalación de un alimento que activa su sistema inmunológico.

Es una respuesta inmune exagerada contra determinados alimentos, con producción de anticuerpos dirigidos a “acabar” con el supuesto agresor.

Los alimentos que inducen alergia en una persona se les llama alérgenos y el organismo los considera “peligrosos”.

Mientras que la intolerancia es la incapacidad para digerir y metabolizar a los alimentos. En la intolerancia no interviene ningún mecanismo de defensa inmune.

¿Quiénes sufren de alergia a los alimentos?

Se estima que 1 a 3% de los adultos y 4 a 7% de los niños son alérgicos a algún alimento. Distintos estudios señalan que es un problema en crecimiento a nivel mundial, es decir, cada vez más personas presentan manifestaciones de alergias que suelen ser costosas, afectan la calidad de vida y podrían ser mortales.

¿Por qué aparecen las alergias alimentarias?

El desarrollo de alergia a cualquier sustancia, incluidos los alimentos, se conoce como sensibilización. La sensibilización a los alérgenos alimentarios puede ocurrir a través del tracto gastrointestinal (en el caso de los verdaderos alérgenos alimentarios) o vía pulmonar (en el caso de los aeroalérgenos).

La mucosa intestinal constituye una barrera defensiva frente a los alérgenos, así como frente a los microorganismos, gracias a los mecanismos defensivos que posee tanto no inmunológicos como son: ácido gástrico, moco, enzimas digestivas, movimientos intestinales y los inmunológicos que incluyen células de defensa y sus productos de ataque.

Las células de defensa fallan al reconocer como agresiva a una sustancia que no lo es, es decir, presentan una falta de tolerancia a agentes externos.

¿Qué otros factores influyen en la aparición de alergia alimentaria?

Las alergias alimentarias son multifactoriales y se ha propuesto que el mecanismo de producción está relacionado con la composición dietética, la ruta y el momento de la exposición al alérgeno, la higiene, la flora intestinal, la vitamina D y la genética.

Por ejemplo, en algunas personas es necesaria la presencia de cofactores para que suceda una reacción alérgica. Estos cofactores pueden ser ejercicio físico, infecciones víricas, fiebre, antiinflamatorios no esteroideos, estrés o alcohol.

¿Por qué la deficiencia de vitamina D podría participar en el desarrollo de alergias alimentarias?

Muchos estudios de observación han establecido la mayor frecuencia de alergias en personas deficientes en vitamina D. La forma activa de la vitamina D tiene efectos directos e indirectos sobre la función de las células inmunes.

El estado de la vitamina D afecta el desarrollo y la función de las células inmunitarias clave en la respuesta alérgica (células T reguladoras y células dendríticas) y afecta la producción de anticuerpos y sustancias que inducen los síntomas de alergia (inmunoglobulina E, citoquinas inflamatorias).

Las células T reguladoras tienen la capacidad de suprimir las respuestas inflamatorias y promover la tolerancia a los alérgenos a través de una variedad de acciones, su disminución son un problema en personas alérgicas.

¿Cuáles alimentos causan alergias?

Los alimentos implicados en las alergias en niños, en orden de frecuencia son: huevo, leche de vaca, pescado, frutos secos (maní, nueces), frutas (fresas) y verduras. Los alimentos contienen distintas proteínas. Cada una de estas proteínas puede actuar como un alérgeno.

Algunas proteínas son específicas de cada alimento y otras son compartidas por otros alimentos de la misma especie o familia, o incluso de especies alejadas. En cada alimento pueden identificarse alérgenos mayores y otros menores o secundarios.

Un alérgeno mayor es aquel que es reconocido como extraño por parte del sistema inmunológico, más de 50% de las veces que se le ingiere.

¿Qué síntomas producen las alergias alimentarias?

La forma de presentación más frecuente es la afectación de piel que se observa en casi 63% de los casos (tanto en niños como en adultos), con dermatitis, picor, urticaria e hinchazón; 33% presenta síntomas orales con picor en boca y faringe, enrojecimiento e hinchazón de labios y lengua; casi 25% síntomas digestivos dados por vómitos, diarrea y dolor abdominal; síntomas respiratorios con broncoespasmo y la anafilaxia que es menos frecuente, pero de mucho cuidado.

¿Cómo prevenir las reacciones alérgicas a alimentos?

La única forma de prevenir las reacciones alérgicas en las personas sensibles es eliminar el alimento o componente que la origina de su dieta o de su entorno.

Podemos prevenir reacciones alérgicas a alimentos, mas, es difícil prevenir la adquisición de las alergias como tal.  Los pediatras recomiendan retrasar la introducción de alimentos sólidos en la dieta de los niños hasta los 6 meses de vida, para prevenir el desarrollo de alergias durante la infancia, pues las mismas se pueden mantener en el tiempo.  

Los adultos también pueden desarrollar nuevas alergias alimentarias y la evidencia sugiere que algunas de ellas (por ejemplo, mariscos y peces) pueden tener más probabilidades que otras de desarrollarse en esta etapa. Una encuesta realizada recientemente en casi 41.000 personas en Estados Unidos encontró que 10,8% era alérgico a 1 alimento y en 48% de los casos la alergia apareció en la adultez (1).

En el mismo estudio las 5 alergias alimentarias más comunes fueron: mariscos, maní, leche, nuez de árbol y pescado.

Si quieres más información sobre deficiencia de vitamina D y riesgo de alergias alimentarias presiona aquí.

Scroll Up