Ansiedad, depresión y hostilidad, imposibilidad para ciertas actividades de rutina, afectación de la interacción social y familiar, reducción en la actividad y satisfacción sexual, estas y otras limitaciones describen la vida de una persona con insuficiencia cardíaca. Una condición que afecta profundamente la vida personal de los enfermos y sus familiares, llevándolos a importantes dificultades en sus actividades cotidianas sobre todo cuando los síntomas empeoran. Tan solo peinarse implica un esfuerzo, subir escaleras es inimaginable.

Aproximadamente 1 de cada 5 personas desarrollará insuficiencia cardíaca en algún momento de su vida

La insuficiencia cardíaca (IC) es una afección que produce debilidad, en la que el corazón no puede bombear suficiente sangre al organismo. Al  no poder llegar sangre efectivamente a los tejidos y órganos, estos funcionan con poca cantidad de oxigeno lo cual hará que los síntomas aparezcan y la energía disminuya.

La IC se asocia a daño en el corazón,  de su estructura y función  con el paso del tiempo, luego de haber padecido hipertensión arterial por varios años sin estar bien controlada, tras un episodio de infarto o por otras enfermedades que pueden afectar a este órgano.

La insuficiencia cardíaca puede progresar y empeorar lentamente, y esto dependerá de la causa que lo haya ocasionado y del cumplimiento del tratamiento para esta enfermedad. 

¿Además de debilidad, qué otros síntomas produce la insuficiencia cardíaca?

Dificultad para respirar: tanto después de alguna actividad física, por muy sencilla que sea, como en reposo (sobre todo al estar acostado). Esto se debe a una mala distribución de los líquidos en el cuerpo, el cual se acumula en los pulmones. Es el síntoma principal que produce gran limitación.

Hinchazón o edema: en pies, tobillos, abdomen y zona lumbar debido a la acumulación de líquido en todo el organismo provocando un aumento de peso.

Fatiga: por el poco flujo en la circulación de sangre oxigenada por un corazón débil,  provocando una sensación de cansancio o poca energía.

Latidos rápidos y palpitaciones: pueden estar presentes en esta condición, debido a un corazón que esta acelerado o late de manera irregular, ya que busca compensar su menor capacidad de bombear sangre.

Tos nocturna: ocasionado por la acumulación de líquido en los pulmones.

Pérdida de apetito: además de estar relacionado con la debilidad, este síntoma se debe a que en las paredes del sistema digestivo también puede acumularse líquido y su función estar disminuido.

Caquexia o pérdida de peso: se debe a la degradación del tejido adiposo, y masa muscular, asociada al poco oxigeno que se encuentra en los tejidos.

Causas de insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca se produce cuando el músculo del corazón ha resultado dañado. Esto ocurre luego de un infarto u otra cardiopatía, por el daño a largo plazo a causa de la diabetes, la tensión arterial elevada o el consumo excesivo de alcohol y drogas. En la mayoría de casos, no tiene una única causa por lo cual una o varias de estas condiciones puede inducir la aparición de una insuficiencia cardíaca:

  • Arteriopatía coronaria, o enfermedad de las arterias del corazón
  • Hipertensión.
  • Cardiopatía congénita
  • Válvulas del corazón dañadas (valvulopatías)
  • Arritmias
  • Enfermedades respiratorias
  • Anemia grave
  • Hipertiroidismo
  • Efecto tóxico del alcohol o drogas
  • Ciertas infecciones virales

¿Qué enfermedades pueden aparecer junto a una insuficiencia cardíaca?

Existen diferentes patologías que pueden aparecer en conjunto con una insuficiencia cardíaca y las tres primeras que más se asocian son:

  • Hipertensión arterial: sobre todo cuando esta no está bien controlada.
  • Colesterol y triglicéridos elevados
  • Diabetes Mellitus

Otras condiciones de salud también pueden estar asociadas a insuficiencia cardíaca: enfermedad de las arterias periféricas (de miembros inferiores), insuficiencia renal, anemia, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedad cerebrovascular, cáncer y demencia.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El principal elemento para sospechar es la presencia de síntomas y signos, como los mencionados inicialmente.

Mediante el examen médico y el análisis de los síntomas, se hará un plan para confirmar el diagnóstico el cual estará complementado por estudios de laboratorios radiológicos y otros.

Al determinar las cifras tensionales, valores de glicemia y lípidos en sangre se orientara a una causa probablemente de larga evolución. 

Con un electrocardiograma se confirmará o no la presencia de arritmias cardíacas u otras condiciones asociadas.

Y el examen imprescindible para concretar el diagnóstico de insuficiencia cardiaca es el ecocardiograma, el cual evaluará las paredes del corazón, las válvulas cardíacas y aportara un dato muy importante conocido como fracción de eyección  (FE) que se expresa en %, el cual refleja el nivel de funcionamiento del corazón. Cuando se habla de una FE menor a 35% esto puede traducir que el corazón está trabajando al 35% de su capacidad. Los límites de normalidad en cuanto a este valor pueden variar según las condiciones de cada persona.  

¿Cómo evitar la insuficiencia cardíaca?

Para nadie es un secreto que la salud se sostiene en  4 elementos fundamentales:

  1. Alimentación saludable
  2. Actividad física rutinaria
  3. Evitar hábitos tóxicos
  4. Control adecuado de las condiciones de salud

Se  sabe que la insuficiencia cardíaca tiene una relación más estrecha a condiciones de salud específicas, como las mencionadas anteriormente, y es por eso que el control precoz, oportuno, y constate de estas enfermedades es la clave para evitar daños que lleven a esta condición o a un agravamiento de la misma.

Si tu diagnóstico es insuficiencia cardíaca o padeces de enfermedades como hipertensión arterial, diabetes o dislipidemias, el control médico a tiempo te alejara de una salud con límites.