Desde la última semana de diciembre del 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) fue alertada sobre la existencia de varios casos de neumonía por un nuevo virus respiratorio en la ciudad china de Wuhan, desde entonces ya suman más de 300 afectados y casi 10 muertos, además de varios casos confirmados en otros países asiáticos y un caso en los Estados Unidos.

 

¿Qué son los coronavirus?

 

Se trata de una familia de virus que causan infecciones respiratorias que van desde el resfriado común hasta neumonía severa, fueron descritos en la década de los 60 y muchos de ellos no son peligrosos. La mayor parte de las personas pueden haber presentado alguna vez una infección por este tipo de virus.

 

Se les llama coronavirus porque en su superficie presentan unas espigas que recuerdan las puntas de las coronas.

 

Aunque la mayoría no son agresivos, en los últimos años se han descrito tres brotes epidémicos que han causado muertes y angustia en la colectividad mundial, estos fueron:

 

  • El denominado SARS, o síndrome respiratorio agudo severo que afecto a más de 8 mil personas y cuyo foco de origen fue China.
  • El MERS, o síndrome respiratorio de Oriente Medio, el cual fue menos severo que su antecesor SARS y llegó a afectar a más de 2 mil personas.
  • Y el 2019-nCoV, que hasta el momento ha afectado a cientos de persona y del cual no se conoce aún con certeza que tan agresivo pueda ser.

 

¿Cuáles son los síntomas de la infección por coronavirus?

 

La afección más importante es del tracto respiratorio, es decir, las personas presentan síntomas leves, tipo resfriado, hasta neumonías con insuficiencia respiratoria, que incluso pueden llegar a generalizarse e involucrar todo el organismo (proceso conocido como sepsis). En general los síntomas lo más frecuente son:

 

  • Fiebre, usualmente superior a 38.5°C, aunque su ausencia no descarta el proceso infeccioso.
  • Tos seca, es decir, el pecho no suena al toser y no suele aparecer flema.
  • Malestar general, dolores en el cuerpo y los costados, así como dolor de cabeza, falta de apetito y puede presentarse dolor de garganta. También cansancio fácil.

 

La OMS ha insistido en que toda persona con enfermedad respiratoria aguda de cualquier grado de gravedad que, dentro de los 14 días anteriores al inicio de la enfermedad, haya tenido alguna de las siguientes exposiciones:

 

  1. a) Contacto físico cercano con un caso confirmado de infección por nCoV, mientras que el paciente era sintomático (personas procedentes de áreas afectadas).
  2. b) Haya acudido a un centro de salud en un país donde se han reportado infecciones de nCoV. Deben ser considerados casos sospechosos por el personal de salud.

 

 

 

¿Cómo podemos prevenir la infección por coronavirus?

 

La forma más efectiva de prevenir la infección, así como por cualquier otro germen, es evitar el contagio a través de medidas de higiene. En el caso de la prevención de la mayoría de las infecciones respiratorias se destaca:

 

  • Al toser o estornudar, cubrirse boca y nariz con toallas descartables o con el ángulo interno del codo, nunca con las manos.
  • Tirar a la basura los pañuelos o servilletas que han sido usados.
  • Lavarse las manos con agua y jabón.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el contacto directo con personas que tengan síntomas de infecciones respiratorias, por ejemplo, evitar saludar con besos o abrazos, compartir utensilios de comer, etc.
  • Mantener los ambientes ventilados y permitir la entrada de luz solar en espacios necesariamente cerrados y con conglomerados de personas, como en el transporte público o el metro, taparse boca y nariz si se va a toser o estornudar y hacerlo si otra persona está tosiendo o estornudando.

 

¿Qué personas son más susceptibles de infectarse por coronavirus?

 

Toda persona expuesta a otra con una infección respiratoria que no tome medidas adecuadas de prevención, estará en riesgo de contagio, pero hay poblaciones especialmente susceptibles debido a que su sistema inmunológico de defensa no tiene una capacidad de respuesta óptima, entre ellos están:

 

  • Los niños pequeños
  • Las embarazadas
  • Las personas con diabetes
  • Los adultos mayores
  • Las personas con algún tipo de cáncer
  • Las personas que toman medicamentos por enfermedades inmunológicas o para evitar el rechazo de trasplantes de órganos

 

Para mayor información puede consultar https://www.who.int/es