El zinc y la nutrición

Son un factor determinante para el funcionamiento idóneo del sistema inmune. Las infecciones virales en particular aumentan la demanda de varios micronutrientes como son las vitaminas A, B, C y D, además del Zinc y el selenio, esto ha sido investigado y demostrado.

Se sabe que estos nutrientes tienen funciones reconocidas en el sistema inmune y pueden optimizar su respuesta, en el caso de la vitamina C y el zinc, la evidencia es sólida, es decir, miles de investigaciones han demostrado que su deficiencia, aunque sea pequeña, puede comprometer el metabolismo y en consecuencia su acción sobre nuestras defensas.

Aunque recientemente un estudio reportó que el uso de vitamina C y el zinc no disminuían los síntomas de COVID-19 en personas que se recuperaban de la infección, es importante mencionar que diferentes investigaciones han mostrado que una nutrición inadecuada es la base de muchas enfermedades, incluidas las infecciones.

¿Cuál es la función del Zinc?

El zinc, participa en el mantenimiento, desarrollo y activación de las células de defensa durante la respuesta frente a infecciones. También juega un papel en la integridad de las barreras de la piel y las mucosas, que son esenciales para la defensa del organismo y la prevención de la entrada de gérmenes.

La deficiencia de zinc disminuye la actividad de las células conocidas como asesinas naturales, involucradas en la destrucción de virus, bacterias y células tumorales. El aumento de la concentración de este mineral dentro de las células puede reducir la replicación de una variedad de virus.

Deficiencia del Zinc

La deficiencia de zinc afecta aproximadamente a un tercio de la población mundial y se considera un problema nutricional en países desarrollados y en desarrollo. Según un informe de la OMS, la deficiencia de zinc es responsable de 1,4% (0,8 millones) de muertes anuales y 2,9% de pérdida de años de vida saludable en todo el mundo.

También se considera una de las principales causas de morbilidad en los países en desarrollo, por ejemplo, alrededor del 16% de las infecciones respiratorias bajas se deben a una deficiencia de zinc y se estima que 0,5 millones de mujeres y niños mueren cada año en estos países debido a la deficiencia de este mineral.

¿Qué factores afectan el zinc en nuestro cuerpo y cuáles son las consecuencias?

  • El envejecimiento, provoca que disminuya la capacidad de absorber muchos nutrientes, además se está en riesgo de ingerir medicamentos que interfieren con el aprovechamiento del zinc o favorezcan su pérdida.
  • Las dietas deficientes, los alimentos que más contienen zinc por cada 100 gramos son los mariscos como ostras y almejas, las vísceras como el hígado, las nueces y avellanas y las carnes rojas.
  • La obesidad y las enfermedades renales, a menudo se asocian con deficiencia de zinc.
  • La disminución en los niveles de zinc en las células de defensa hace que el organismo movilice el mineral desde tejidos de reserva, en especial si hay una infección, cuando las reservas también son bajas, ocurre una desregulación progresiva de la respuesta, lo que resulta en una mayor susceptibilidad a infecciones.

Mover el zinc hacia las funciones prioritarias puede provocar que este disminuya o falte para funciones menos importantes como mantener el gusto o el olfato.

El zinc en las barreras naturales

Las superficies externa e interna de un organismo, como la piel y las membranas mucosas, son la primera línea de defensa contra los gérmenes, toxinas y otros cuerpos extraños, ya que forman barreras físicas que impiden la entrada de estos.  Por lo tanto, la integridad física y funcional de la piel y las mucosas, es determinante en controlar el paso de estos agentes a la sangre.

Estas barreras están conformadas por células unidas entre si a través de proteínas, el zinc juega un papel importante en dichas proteínas. Cuando hay deficiencia de zinc, se produce la interrupción de las uniones entre células, con la consiguiente reducción de la integridad del tejido, lo que permite el paso de gérmenes nocivos.

Hay dos grandes ejemplos en los que la integridad de las barreras afecta directamente el riesgo de contagio y ocurrencia de enfermedades, son la mucosa intestinal y la mucosa respiratoria. En el caso de la mucosa intestinal, el zinc es esencial para la integridad de la barrera intestinal y de este modo reduce el riesgo de diarrea. La Organización Mundial de la Salud «OMS» recomienda añadir zinc a las sales de rehidratación oral, para reducir la duración y gravedad de diarrea en niños.

En relación con la mucosa respiratoria, un estudio encontró que la administración de zinc se asoció con una reducción del 41% en la ocurrencia de neumonía en niños.

Múltiples estudios, en animales, personas sanas y personas enfermas, han demostrado la importancia del zinc en nuestras defensas. Este artículo está basado en un estudio científico publicado en la revista Frontiers in Nutrition, y Ud. puede acceder al estudio completo aquí¿

Scroll Up