Las personas con diabetes (hombres diabéticos) pueden presentar un inicio precoz de disfunciones sexuales en comparación con otras personas que no tienen esta condición. Los hombres con diabetes pueden tener dificultad con la erección o la eyaculación.

Las personas que mantienen su diabetes bajo control pueden disminuir el riesgo de desarrollar de manera precoz estos problemas sexuales.

¿Por qué la diabetes puede causar disfunciones sexuales?

Los hombres que tienen diabetes pueden desarrollar problemas sexuales debido a los daños de los nervios y vasos sanguíneos pequeños. Cuando una persona quiere alzar un brazo o dar un paso, el cerebro envía señales nerviosas a los músculos adecuados. Las señales nerviosas también controlan órganos internos como el corazón y la vejiga. Sin embargo, las personas no tienen el mismo tipo de control consciente de estos órganos como lo tienen de los brazos y las piernas. Los nervios que controlan los órganos internos se llaman nervios autónomos. Estos le indican al cuerpo que digiera la comida y circule la sangre sin que la persona tenga que pensar en ello.

La respuesta del cuerpo a los estímulos sexuales es también involuntaria. Está gobernada por las señales nerviosas autónomas que aumentan el flujo sanguíneo hacia los genitales y hacen que el tejido de los músculos lisos se relaje. El daño de estos nervios autónomos puede alterar la función normal. La reducción en el flujo sanguíneo debido al daño en los vasos sanguíneos también contribuye a la disfunción sexual.

¿Qué tipos de problemas sexuales pueden presentarse en hombres diabéticos?

Disfunción eréctil

La disfunción eréctil es la incapacidad constante de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener una relación sexual.

En los hombres con diabetes, las tasas de prevalencia de la disfunción eréctil fluctúan ampliamente, de un 20 a un 75 por ciento. Los hombres con diabetes tienen de dos a tres veces más probabilidades de tener disfunción eréctil que aquellos que no tienen diabetes. Los hombres con diabetes pueden sufrir de disfunción eréctil de 10 a 15 años antes que los hombres sin diabetes. Las investigaciones sugieren que la disfunción eréctil puede ser una señal temprana de la diabetes, sobre todo en hombres de 45 años o menos.

Los hombres que tengan disfunción eréctil deben considerar el hablar con su médico. Éste puede hacer preguntas sobre la historia clínica del paciente, el tipo y frecuencia del problema sexual, los medicamentos, tabaquismo y consumo de alcohol, y otras afecciones de salud. Un examen físico y pruebas de laboratorio pueden ayudar a determinar las causas de los problemas sexuales. El médico debe revisar la glucosa en la sangre y los niveles hormonales. Además, podría pedirle al paciente que se haga una prueba en casa para verificar si se presentan erecciones mientras la persona duerme. El médico también le puede preguntar al paciente si éste se encuentra deprimido o si ha tenido cambios difíciles en su vida recientemente.

Los tratamientos para la disfunción eréctil causada por el daño de los nervios, también conocido como neuropatía, son muy variados. Abarcan los medicamentos por vía oral, la bomba de vacío, los gránulos colocados en la uretra, las inyecciones aplicadas directamente dentro del pene e inclusive la cirugía. Todos estos tratamientos tienen ventajas y desventajas. Puede ser necesaria la terapia psicológica para disminuir la ansiedad o tratar otros problemas. La cirugía para implantar un aparato que ayuda con la erección o en reparar arterias es el tratamiento de último recurso cuando todo lo demás ha fallado.

Eyaculación retrógrada

La eyaculación retrógrada es un trastorno masculino en el cual parte o todo el semen fluye hacia la vejiga en vez de salir por la punta del pene durante la eyaculación. La eyaculación retrógrada sucede cuando los músculos internos, llamados esfínteres, no funcionan adecuadamente. El esfínter abre y cierra automáticamente un conducto en el cuerpo. En la eyaculación retrógrada, el semen entra a la vejiga, se mezcla con la orina y sale del cuerpo mediante la micción, sin afectar la vejiga. Un hombre que presenta eyaculación retrógrada puede observar que fluye poco semen durante la eyaculación. También puede darse cuenta del trastorno si se presentan problemas de fertilidad.

El análisis de una muestra de orina después de eyacular confirmará la presencia de semen.

El control inadecuado de la glucosa en la sangre y el consecuente daño de los nervios puede causar la eyaculación retrógrada. Otras causas incluyen la cirugía de próstata y algunos medicamentos.

Los medicamentos que fortalecen el tono muscular del esfínter vesical pueden ayudar con la eyaculación retrógrada causada por diabetes o cirugía. Un urólogo especializado en tratamientos para la infertilidad puede ayudar con técnicas para estimular la fertilidad. Por ejemplo, puede recolectar espermatozoides de la orina para usarlos después durante una inseminación artificial.

Fuente: https://www.vidasexualsaludable.com.ve/disfunciones-sexuales-en-hombres-diabeticos/

¿Quieres más información sobre cómo mejorar tu vida sexual? Averigua aquí.

¿Tienes alguna duda? Contáctanos.

Scroll Up