Las playas, por tradición, han sido el destino preferido para la recreación y el esparcimiento familiar y social. Actualmente, las costas venezolanas y del mundo entero se han visto severamente afectadas por la contaminación, lo cual se ha traducido en diversas enfermedades que afectan tanto a sus bañistas y visitadores, así como al ecosistema marino.

Es por lo anterior que, a través de iniciativas de grupos ambientales, ordenanzas y declaraciones, se realizan limpiezas y mantenimientos de las costas frecuentemente y en especial, en el Día Mundial conmemorativo de éstas.

¿Qué papel representan las playas para nuestra vida en general?

Las playas forman parte importante del quehacer diario del hombre, así como del ecosistema. Además de sus oportunidades recreacionales, la costa provee protección a los residentes que viven cerca del océano al servir de amortiguador de los fuertes vientos y oleaje de las tormentas poderosas. También, las playas ayudan a fomentar la actividad económica, lo que es importante para las comunidades aledañas.

Un ejemplo de lo mencionado en el párrafo anterior es la pesca. Esta es una actividad que, además de proporcionar una fuente de alimento de alto valor nutritivo, genera empleo, comercio, dinamiza la economía y mejora la salud y el bienestar de la población. Asimismo, la pesca proporciona a la población una fuente alimenticia de numerosos beneficios para nuestro organismo, pues el pescado aporta más proteínas las carnes rojas e incluso puede ser hasta mejor digerida, gracias a su composición de grasas polinsaturadas y por contener menos tejido fibroso, facilitando su descomposición y digestión.

¿Cómo afecta nuestra huella de carbono al ecosistema costero?

La huella de carbono representa el volumen total de gases de efecto invernadero (GEI) que producen las actividades económicas y cotidianas del ser humano. Es decir, la huella de carbono representa el porcentaje de contaminación que dejamos a nuestro paso en nuestros quehaceres diarios e incluso en actividades especiales como ir a vacacionar a la playa.

La contaminación de las costas limita la posibilidad de utilizar las playas con fines económicos, recreativos e incluso estéticos. La contaminación también degrada y destruye los hábitats de diversos animales y plantas. Dicha afección al ecosistema puede proceder de las descargas directas de residuos como desechos sólidos u otras fuentes contaminantes dentro de las cuencas costeras que drenan hacia la playa.

El uso inadecuado de las playas puede causar el deterioro gradual del ecosistema costero. Demasiado tráfico a pie podría erosionar las dunas y destruir la vegetación. El tráfico de embarcaciones cerca de la costa también puede provocar la erosión de las playas por acción de las olas.

Los medios costeros y oceánicos, como las playas, son especialmente vulnerables al cambio climático. El aumento del nivel del mar por el descongelamiento y desprendimiento de glaciares es un problema que ya afecta las costas y los océanos. Los hábitats de las zonas costeras, como playas, humedales y estuarios, corren el riesgo de inundarse o ser erosionados y podrían perder la capacidad de mantenerse si el aumento del nivel del mar sigue acelerando.

Y para nosotros, los humanos, ¿qué quiere decir?

Nadar en playas donde el agua o la arena están contaminadas puede causar múltiples enfermedades, desde molestias intestinales (vómito y diarrea) hasta fiebre tifoidea y hepatitis. Los niños, los ancianos y las personas con sistemas inmunológicos débiles son los más propensos a contraer infecciones por entrar en contacto con agua contaminada mientras nadan.

La mayoría de los nadadores se exponen a agentes patógenos de transmisión hídrica cuando tragan el agua. La enfermedad más común que podemos contraer cuando nadamos en aguas contaminadas por aguas residuales es la gastroenteritis. Esta enfermedad aparece de diversas formas y puede presentar uno o más de los siguientes síntomas: náuseas, vómitos, dolor de estómago, diarrea, dolor de cabeza o fiebre. Solo el contacto del agua contaminada con la piel o los ojos puede provocar una infección. En algunos casos aislados, los nadadores podrían contraer enfermedades o infecciones si tienen una herida abierta que entra en contacto con el agua contaminada.

¿Cómo podemos colaborar en el cuidado de las playas?

La mejor manera de hacerlo es reduciendo nuestra huella de carbono, pues es justamente el uso y abuso de los hábitats naturales, lo que más impacto causa en el ecosistema. Basura, flujos residuales, exceso de tráfico (peatonal y vehicular), explotación excesiva de los recursos naturales, son acciones de los humanos que impactan negativamente al medioambiente.

Con pequeñas acciones durante tu estadía en la playa, puedes generar un impacto positivo y proteger a este ecosistema:

  • Deposita la basura en los contenedores dispuestos para ello. Si no encuentras ninguno cerca, utiliza una bolsa y llévala contigo hasta ubicar un contenedor para desecharla
  • Camina sobre senderos y paseos marítimos entablados. De esta forma evitas afectar las dunas de la playa
  • Utiliza únicamente bloqueador o bronceador resistente al agua, para evitar que se diluya y contamine el mar
  • No alimentes a los animales silvestres, puedes causarles intoxicación e quitarles la vida
  • No captures a los animales silvestres ni las plantas, su lugar es su hábitat natural
  • Evita la contaminación de las embarcaciones. No cambies el combustible ni aceites de lanchas, barcos y otros equipos acuáticos dentro del agua
  • No introduzcas al mar sustancias químicas tóxicas, contaminantes o de carácter explosivo.
  • No arrojes sobras de alimentos al mar
  • Se responsable, evita llevar animales domésticos a la playa y si debes hacerlo mantén controlada a tu mascota y dispón de sus desperdicios de manera adecuada sin contaminar
  • Evita extraer corales vivos y conchas marinas. Estas sirven de protección y forman parte vital del ecosistema marino
  • Los cangrejos son los mejores aliados de la limpieza en las playas. Evita tapar los huecos que crean para sobrevivir
  • Evita sacar del agua las medusas o aguamalas (éstas son un buen alimento para tortugas y otras especies marinas). Simplemente evita las aguas en donde ellas habitan
  • No hagas fogatas, su luz desorienta a los animales y el fuego quema muchos microorganismos útiles, además puedes provocar incendios.
  • Evita llevar envases de vidrio a la playa o latas que al abrirse se conviertan en un peligro y, en caso de llevarlo, manéjalos con responsabilidad para que no se conviertan en un peligro para otras especies

La naturaleza se expresa

¿Cómo siente y expresa la naturaleza por el uso y abuso de sus recursos?

Con el pasar de los años hemos podido observar como el planeta Tierra se ha transformado debido al uso inadecuado de sus recursos naturales. El cambio climático, inundaciones, erosiones de las costas, movimientos telúricos, descongelamiento de los glaciares, entre otras manifestaciones de origen natural son muestra de la situación en la que se encuentra el planeta, la cual nos afecta directamente a los seres humanos como parte de sus habitantes.

Es por lo anterior que debemos tomar acciones en pro de la protección y preservación de los recursos naturales que nos ofrece nuestro planeta. Recordemos que somos nosotros los que podemos ayudar a garantizar la existencia en la Tierra de futuras generaciones. Cuidemos y protejamos nuestras playas, déjalas como te gustaría encontrarlas.

Fuentes bibliográficas

Scroll Up