En los últimos años han ocurrido varios brotes de infecciones virales que han preocupado a la población en el mundo, buena parte de ellos fueron infecciones respiratorias como SARS, MERS, influenza AH1N1 y actualmente el Coronavirus COViD-19.

En Venezuela, existen diferentes infecciones respiratorias que se vienen presentando con cierta frecuencia, como es el caso de la tuberculosis pulmonar. Todas estas enfermedades tienen la capacidad de afectar a niños y adultos, en donde el éxito de recuperarse rápidamente de ellas o ni siquiera contraerlas depende, en buena parte, de la capacidad que tienen los individuos de defenderse, es decir, de su sistema inmune.

¿Qué es el sistema inmune?

Son un conjunto de células del organismo que se encargan de defendernos de las enfermedades, como el cáncer. Dichas células actúan reconociendo y atacando a los virus,  bacterias, parásitos, hongos y cualquier agente extraño que pueda causarnos daño. Cabe destacar, que el buen funcionamiento de estas células depende de que se encuentren en óptimas condiciones.

¿Qué factores debilitan nuestro sistema de defensa?

Varios factores pueden influir negativamente en la capacidad de defendernos frente a las infecciones. En algunos podemos actuar y en otros no:

  • La edad, a medida que envejecemos, el sistema inmune se hace más débil, es por eso que los ancianos suelen tener mayor riesgo de enfermarse y complicarse que las personas de menor edad. Este es uno de los factores sobre los que no podemos influir. De hecho actualmente el Coronavirus ha afectado a muy pocos menores de edad, en donde los niños de más de 5 años y los adolescentes tienden a tener sistemas inmunes más sanos y robustos.
  • Enfermedades crónicas como diabetes mellitus, cáncer,  insuficiencia renal  o del hígado, problemas en el funcionamiento del sistema inmune, infectados por el VIH, entre otras enfermedades.
  • Toxinas como el alcohol y el cigarrillo.
  • El estrés y la ansiedad provocan desequilibrios hormonales que pueden afectar el desarrollo correcto de las células inmunológicas.
  • La mala nutrición, las dietas inadecuadas pueden afectar gravemente a las células de defensa, porque ellas como el resto del organismo, requieren de nutrientes y vitaminas para mantenerse sanas.

En el caso de los nutrientes, varios estudios han demostrado que la deficiencia de vitamina D, aumenta considerablemente el riesgo de sufrir infecciones respiratorias, pues esta importante vitamina es capaz de activar a las células de defensa y estimularlas para producir sustancias que actúan como antibióticos naturales (catelicidina D, por ejemplo).

Varios estudios han demostrado la importancia de la vitamina D para prevenir infecciones, siendo avalados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual ha mencionado estos trabajos en sus publicaciones.

¿Cómo podemos ayudar a nuestro sistema inmune de defensa?

Hay varias acciones que podemos realizar para ayudar a nuestros sistemas de defensa, como por ejemplo: mantener una dieta balanceada en macro y micronutrientes, con un adecuado aporte de vitaminas como la vitamina D, vitaminas C, A y aquellas del complejo B, además de los minerales como el hierro, el zinc y el magnesio.

Es importante realizar ejercicio físico, al aire libre, dormir bien y tener cuidado con las situaciones de estrés. Evitar las sustancias tóxicas como el tabaco, el alcohol y otras drogas.

Lavarse las manos con agua y jabón de manera regular, después de manipular animales y antes de comer, evitar mantenerse en lugares cerrados y hacinados, reducir el contacto con enfermos que padezcan problemas que tienen alto riesgo de contagio, tal es el caso de las infecciones respiratorias (gripe, bronquitis, tuberculosis).

¡Recuerda que para evitar infecciones respiratorias y otras afecciones debes mantener un estilo de vida saludable, robusteciendo así tu sistema inmune! Si deseas obtener mayor información acerca de la vitamina D, puedes hacer click aquí

Scroll Up