Algunos dicen que el alcohol es un desinhibidor: desde el joven que ingiere una cerveza antes de ir a bailar, hasta el que se toma unos vinos para entonarse en la fiesta. De esto no escapa la sexualidad: hay personas que creen que si beben antes de un encuentro sexual el alcohol actuará como un afrodisíaco. Por lo tanto, debemos tomar en cuenta la relación que existe entre el alcohol y las disfunciones sexuales.

Pero: ¿dónde está el límite pasado el cual el alcohol actúa como un depresor del sistema nervioso central? Es sabido que, en pequeñas dosis, el alcohol bloquea algunos centros corticales: Cuando lo hace en aquellos que controlan la ansiedad resulta efectivo en ese sentido, pero luego –con mayor ingesta-produce una estrechez en el campo de la conciencia, una depresión de los centros respiratorios y, por supuesto, de la respuesta sexual, pues retarda los reflejos. Un viejo aforismo dice que el “alcohol produce excitación sexual pero impide ejercerla”.

Conceptos relacionados con la “adicción”

  • Habituación: se caracteriza por un consumo repetido del producto debido a un deseo, pero no incontrolable, de continuar tomándolo a causa de los efectos que provoca; con ninguna o poca tendencia a aumentar la dosis; con un cierto grado de dependencia psíquica pero sin dependencia física ni síndrome de abstinencia (cuadro caracterizado por una sintomatología variada ante la supresión de la droga) y con efectos eventuales en el consumidor.
  • Toxicomanía: es un estado de consumo regular y crónico con un deseo incontrolable de tomar la droga por todos los medios; con tendencia franca a aumentar la dosis, una dependencia psicofísica, y aparición de un síndrome de abstinencia con síntomas corporales y psicológicos; con efectos nocivos para el individuo y la sociedad.

Algunos han dividido a los consumidores en: curiosos, consumidores sociales y adictos. En el caso del alcohólico, se da siempre una correlación entre el efecto del alcohol y la personalidad del individuo, tanto como la influencia social y familiar. El adicto (a la droga, al cigarrillo, al alcohol) es una persona con estado de dependencia psicofísica frente a un producto, que se establece luego de su administración periódica y continua.

Mecanismos causales de disfunciones sexuales relacionadas con el alcohol

Se han postulado diversos mecanismos del alcohol en la aparición de disfunciones sexuales:

  • degeneración de los receptores de la testosterona
  • dominancia estrogénica
  • menor producción de semen
  • trastornos enzimáticos y metabólicos en intestino, hígado y gónadas
  • daño en los testículos
  • disminución en la producción de la DHEA
  • pobres cuidados metabólicos
  • pobre alimentación
  • aumento de triglicéridos
  • disfunción endotelial
  • insulino resistencia
  • daño hepático
  • deterioro del SNC y periférico

Controversias sobre el vino y la salud

Es cierto que a la ingestión moderada del vino, especialmente del tinto, se le atribuye un efecto benéfico sobre el aparato cardiovascular y un aumento de las HDL (lipoproteínas de alta densidad) cuya función es la de llevar el colesterol al hígado para que se metabolice, de allí su denominación popular de «colesterol bueno». Tendría demás una acción antiagregante plaquetaria (algo similar a la aspirina) haciendo más fluida la sangre.

Es interesante destacar que estos efectos no son atribuibles al alcohol sino a algunas sustancias -polifenoles, p.ej.- presentes en los buenos vinos tintos (particularmente en el Cabernet Sauvignon) ya que no se observan con otras bebidas como la cerveza, el whisky y los vinos blancos.

Pero no se pueden dejar de destacar algunas omisiones: mal que les pese a los adoradores del vino hay que aceptar que una acción de tipo circulatoria y preventiva de los accidentes cardiovasculares, como algunos sostienen, sólo se da con consumos moderados o bajos.

Los pacientes se preguntarán: ¿qué es eso de moderado? La medida es de una copa por día y, desgraciadamente, con la mayor ingesta no aumentan los beneficios.

También hay que considerar ciertos cuadros donde el vino debe ser restringido o suprimido: obesidad marcada, úlcera gastroduodenal y gastritis, personalidades adictivas, alteraciones hepáticas y neurológicas. Algunos vinos perjudican a los gotosos ya que aumentan el ácido úrico, los que tienen diabetes o triglicéridos altos deben restringir las cantidades y está contraindicado con el uso conjunto de psicofármacos.

Así que, ya sabes… si quieres disfrutar, ¡con moderación debes tomar!

Aquí puedes saber más… y aquí también.

Si tienes alguna duda relacionada con este tema, contáctanos.

Scroll Up