Adherirse a una dieta libre, o con pocos alimentos que puedan ser “difíciles de digerir” es un aspecto muy importante para evitar sentir síntomas de indigestión, a veces algunos alimentos que no suelen ser particularmente “pesados” para algunos, pueden provocar molestias en otras personas, por lo cual es importante conocerlos. Las dietas bajas en grasas, azúcares refinados, pastelería, embutidos, algunos granos y otros, pueden contribuir a reducir la aparición de síntomas de mala digestión.

Adicionalmente existen productos farmacéuticos que contienen sustancias que pueden ayudar a facilitar la digestión, se les llama digestivos.

Scroll Up