Cuando los medicamentos en forma de suspensión permanecen mucho tiempo en reposo las partículas sólidas que la conforman suelen descender y aglomerarse en el fondo, mientras que la parte líquida se mantiene encima, entonces, es necesario agitar el envase para que todas las partículas se mezclen con el líquido y así homogeneizar o distribuir los componentes del medicamento.

Recordemos que una suspensión es una mezcla heterogénea, conformada por un sólido en polvo que no está completamente disuelto en un líquido.