Lo más frecuente en adultos es que la diarrea sea una manifestación de procesos de “maldigestión”, infecciones virales o presencia de toxinas bacterianas en alimentos determinados (intoxicación alimentaria). La diarrea por estas causas suele ser de corta duración y con pocos síntomas, como dolores tipo cólicos, hinchazón o gases abdominales y malestar leve (diarrea aguda).

En los casos de intoxicación alimentaria, la diarrea suele cesar espontáneamente cuando el agente tóxico ha sido eliminado y las personas suelen sentir mejoría en pocos días. Cuando las diarreas se deben a infecciones virales, los síntomas pueden prolongarse más de tres días, acompañarse de malestar general e incluso fiebre leve.

Cuando la diarrea se acompaña de dolores abdominales intensos, las heces contienen moco o sangre y aparece fiebre elevada o persistente y/o se acompaña de vómitos, entonces es más probable que la causa de la diarrea sea una infección bacteriana, en cuyo caso es muy importante consultar al médico, también si la diarrea se mantiene más allá de una semana.

Existe una forma de diarrea infecciosa que se presenta cuando las personas viajan a otras localidades (a la playa, el campo o incluso fuera del país) e ingieren alimentos que pueden tener un exceso de bacterias o toxinas de bacterias, en especial cuando la comida es de venta ambulante: es la llamada “diarrea del viajero”. La diarrea del viajero suele aparecer después de los primeros tres días de haber salido de nuestras casas, suele acompañarse de cólicos y malestar, y es probable que se asocie a algunas toxinas por lo cual suele ser “autolimitada” en el tiempo (se quita poco a poco). Sin embargo mientras dura puede ser muy molesta, e incluso puede requerir el uso de antibióticos.

Scroll Up