Cualquier parte del cuerpo humano es susceptible de presentar dolor, en la población femenina en particular hay zonas en las que el dolor puede aparecer con mayor frecuencia debido a condiciones de la mujer, en el caso de los cólicos menstruales, o por hábitos propios de este género como son el uso de ropa ajustada, uso de zapatos de tacón alto, entre otros.

  • Dolor de cabeza (cefalea): El stress (cefalea tensional) y la migraña son las causas más frecuentes de dolor de cabeza. La cefalea tensional se da a ambos lados de la cabeza, a veces involucra los músculos del cuello y la espalda. Suele ser de leve a moderada intensidad y asociarse a trastornos del sueño, mala posición al dormir o alguna angustia. La migraña suele aparecer a un solo lado de la cabeza, se acompaña de nauseas, molestia en los ojos por la luz (fotofobia) y otros síntomas.
  • Cólico menstrual: Se debe a una combinación de espasmos e inflamación de la musculatura del útero, puede preceder a la menstruación, la intensidad es variable y a veces se acompaña de otros síntomas como vómitos y en algunas mujeres puede afectar su actividad diaria.
  • Dolores en piernas, espalda y caderas: El dolor suele ser muscular por calambres en las piernas o sobrecarga de peso, la deshidratación, actividad física con calzado inadecuado (tacones) o mantener las piernas en la misma posición ocasionan fatiga de la musculatura. Adquirir malas posiciones por tiempo prolongado, puede favorecer la aparición de contracturas musculares.
  • Dolor de senos (mamas): Dolor acompañado con sensación de tensión o “llenura” mamaria, puede dificultar dormir boca abajo o usar sostén, aparece cercano a la menstruación debido a su relación con los cambios hormonales propios de esta etapa.