Los medicamentos contienen sustancias químicas que son estables e inestables dependiendo de su composición y del medio en que se encuentren. Factores como: humedad, temperatura y luz solar, pueden actuar en esas sustancias y modificar sus estructuras químicas.

Los laboratorios certifican que un medicamento funcionará dentro de un determinado lapso de tiempo con una importante advertencia: que se conserve en condiciones debidas.

Si el medicamento esta en entornos con más humedad o calor de los previstos, por ejemplo: el baño o la cocina, si el blíster ha sido manipulado, la caja ha estado abierta o si se le ha expuesto a la luz, no se puede asegurar que la fecha de caducidad garantice la efectividad, ya que, las condiciones han sido alteradas.

Recuerda: es importante leer cuidadosamente en el empaque o frasco las condiciones bajo las cuales se deben almacenar los medicamentos, esto te ayudará a conservarlos de forma segura sin poner en riesgo tu salud.

Scroll Up