Evitar en la medida de lo posible el humo del cigarrillo, la contaminación ambiental, cambios bruscos de temperatura o inhalar sustancias irritantes, ya que esto puede causar congestión nasal o empeorar la ya existente.