Lo primero que debemos hacer es inspeccionar la cabeza del niño. En el caso de que tenga piojos, se deberá empezar inmediatamente un tratamiento adecuado y continuar con el proceso a seguir en caso de infestación. Además, debemos comprobar que otros miembros de la familia no se hayan contagiado también.

Luego avisar al colegio ya que puede haber niños infestados y la prevención es fundamental.

Scroll Up