No. Todo el mundo puede tener piojos. Los niños entre 3 y 11 años están más expuestos debido a sus hábitos de juego y su comportamiento, pero un adulto también puede infestarse.