Las deficiencias de vitaminas son un problema común en todo el mundo, desde hace casi 100 años. La vitamina B 12 conocida como cobalamina, también es parte de estas deficiencias.

Esta condición puede afectar hasta el 15% de las personas de 20 a 59 años y más del 20% de los mayores de 60 años. Las consecuencias de la falta de este nutriente se harán notar tras 5-10 años de un organismo expuesto a bajos niveles de este elemento nutricional.

¿Qué hace la vitamina B 12 en nuestro organismo? ¿Qué tan importante es?

La vitamina B 12 cumple diferentes funciones muy importantes para el correcto funcionamiento de varios sistemas:

  • Interviene en la producción de los glóbulos rojos, es decir de la hemoglobina
  • Participa en los mecanismos necesarios para la formación  de la mielina, envoltura que cubre los nervios, garantizando su buen funcionamiento
  • Forma parte de los elementos necesarios para el metabolismo de las hormonas, lípidos y en especial las proteínas
  • Juega un papel muy importante en la formación de ADN y ARN, indispensables para la regeneración celular

¿Cómo reconocer que nuestro cuerpo necesita vitamina B12?

Existen diferentes maneras de saber si estamos ante la presencia de una deficiencia de vitamina B 12. Algunos hallazgos en los exámenes de laboratorio, ciertos signos y síntomas, así como condiciones de salud, pueden sugerir una deficiencia de vitamina B 12:

  • Niveles de cobalamina en sangre menores a 200 ng/ml (<200 ng / ml)
  • Presencia de signos y síntomas como:
  • Con  un déficit leve: fatiga, cansancio, debilidad, falta de concentración y energía, sensación de hormigueo en alguna región del cuerpo (parestesias)
  • Con déficit moderado o grave:
    • Signos Hematológicos: anemia (especialmente la llamada anemia perniciosa), valores bajos de glóbulos blancos o plaquetas bajas
    • Signos Neurológicos: neuropatía periférica que ocasionar debilidad en las piernas, alteraciones de la médula espinal, que puede ocasionar síntomas como: incontinencia intestinal y urinaria, disfunción eréctil
    • Signos Neuropsiquiátricos como: demencia, depresión, manía,  delirio, nerviosismo e insomnio 

Es importante saber que no existe una relación directa entre síntomas neurológicos y síntomas hematológicos, pueden aparecer unos u otros.

Neuralgias neuritis y vitamina B12

La vitamina  B 12 ayuda a regenerar los nervios induciendo su crecimiento y diferenciación, de esta manera las células que comprenden el nervio mejoran su recuperación en situaciones difíciles como las lesiones por aplastamiento de nervios.  Adicionalmente, la vitamina B12 aumenta la velocidad de conducción nerviosa, que también contribuye a su  recuperación.

Otra acción de la vitamina B 12 es la propiedad analgésica (alivia el dolor),  ya que disminuye la formación de sustancias llamadas prostaglandinas, en especial en procesos inflamatorios.

Osteoporosis, riesgo cardiovascular y vitamina B 12 ¿existe alguna relación?

La  evidencia sugiere que la deficiencia de vitamina B 12  puede ocasionar un mayor riesgo de osteoporosis, ya que ésta participa en la formación del hueso, por lo cual se describe mayor riesgo de fracturas en estos pacientes. También se ha descrito que aquellos pacientes que no absorben la vitamina B 12 debido a problemas gástricos inmunológicos como la anemia perniciosa, también presentan mayor riesgo de otras enfermedades autoinmunes como, enfermedad de la tiroides, diabetes mellitus tipo 1 (diabetes de los niños y jóvenes) y vitíligo.   

Otro sistema que puede verse afectado por igual, es el cardiovascular.  Se sabe que cuando existen bajos valores de vitamina B12, se relacionan con  niveles elevados de homocisteína, los cuales se encuentran fuertemente asociado con la aterosclerosis o enfermedad ateromatosa que podría traducir un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

¿Puedo tener niveles bajos de vitamina B12 sin tener síntomas?

Sé conoce que puede existir una deficiencia subclínica de vitamina B 12, en la cual los niveles en nuestro organismo son bajos pero sin evidencia de síntomas, por lo cual se considera un fenómeno transitorio que no progresa a una deficiencia manifiesta de vitamina B12. Bajo esta condición, se deben controlar nuevamente los valores en 1 a 2 meses, para determinar la conducta en caso de persistir los valores bajos o se dé la aparición de síntomas neurológicos. 

¿Qué factores pueden ocasionar una deficiencia de  vitamina B 12?

La mayor posibilidad de déficit existe cuando hay una nutrición deficiente, como es el caso de algunos ancianos, o ante condiciones de salud que limiten la ingesta de alimentos, al igual que con el uso de ciertos hábitos nocivos como el alcohol en exceso, o  tabaquismo.

Además de estos factores predisponentes, también puede pasar que no se libere adecuadamente la vitamina B 12 de los alimentos ingeridos, debido a diferentes factores, como la ausencia de proteínas necesarias para su absorción (factor intrínseco) en el caso de la anemia perniciosa,  la aclorhidria que es cuando el estómago no produce los ácidos gástricos, la gastritis, gastrectomías (cirugía en la cuales se reduce el tamaño del estómago) o cirugías bariátricas, y en algunos casos cuando se usan en exceso los protectores gástricos. También puede existir un déficit cuando nuestro cuerpo requiere más cantidad de vitaminas de lo habitual, como es el caso del embarazo, lactancia, actividad física intensa, estrés, tratamiento con quimioterapias o incluso ciertos antibióticos.

Recordemos los alimentos que proporcionan vitamina B 12:

  • Pescados
  • Carnes rojas
  • Pollo y huevos
  • Lácteos y sus derivados
  • Granos y nueces

La salud en general es  garantizada en gran parte por la calidad de la alimentación que recibimos. Una dieta acorde a nuestros requerimientos y necesidades, es imprescindible. En ocasiones son necesarios aportes adicionales de ciertos nutrientes. No dudes en contactar a tu medico si estás ante la sospecha de un déficit de vitaminas en especial de vitamina B 12.