La osteoporosis es una enfermedad que debilita los huesos y los hace propensos a fracturarse con traumatismos leves. A raíz de ello, el esqueleto se torna frágil, y hasta un pequeño golpe o caída puede ocasionar una fractura por fragilidad. Los huesos con osteoporosis no tienen ninguna manifestación de enfermedad hasta que se rompen. Sólo entonces aparecen dolor, deformidad y limitación hasta la posible postración completa de una persona, en especial cuando el hueso fracturado es la cadera.

Erróneamente se creía que la osteoporosis afectaba sólo a las mujeres en la menopausia. Hoy en día sabemos que afecta a millones de hombres en todo el mundo, con consecuencias devastadoras. Los hombres que experimentan una fractura pueden sufrir aún más en términos de calidad de vida que cuando las fracturas ocurren en las mujeres. En el mundo, 1 de cada 5 hombres mayores de 50 años sufrirá una fractura por osteoporosis.

Los hombres suelen prestar poca atención al cuidado de su salud, salvo que el problema sea de gran impacto para su calidad de vida o para su “funcionalidad”. Es más probable que el hombre acuda al médico por problemas de disfunción eréctil que por otras alteraciones de la salud, que incluso pueden aumentar el riesgo de mortalidad, como es el caso de la  osteoporosis. Pero, ¡atención! Ambos problemas pueden tener relación.

Osteoporosis masculina y disfunción eréctil

Osteoporosis masculina

Curiosamente la osteoporosis parece incrementarse en hombres que presentan disfunción eréctil y nos preguntamos:

¿Qué relación pueden tener los huesos con el pene? La respuesta es sencilla. Ambos tejidos son altamente sensibles a todos aquellos factores de riesgo que pueden alterar el balance metabólico del organismo. Estos son: cambios hormonales (disminución en los valores de testosterona), condiciones que favorecen la inflamación como la diabetes, los trastornos de los lípidos y otras enfermedades crónicas. Otros factores son una baja ingesta de calcio o enfermedades que provoquen su movilización desde los huesos, su principal reservorio, hacia otros tejidos, como por ejemplo los vasos sanguíneos, cuya alteración explica una buena parte del problema en la disfunción eréctil.

Entonces, sí existe una asociación entre los problemas que aquejan a ambos órganos. Esto es confirmado por un trabajo recientemente publicado que demuestra que los hombres con disfunción eréctil tienen 3 veces más riesgo de desarrollar osteoporosis que los hombres sin disfunción eréctil. Este riesgo se va incrementando con el pasar de los años.

Es de esperar  que la disfunción eréctil sea más frecuente en hombres con edades en las que hay una mayor frecuencia de enfermedades crónicas (>65 años). Sin embargo, en el estudio mencionado realizado en población asiática, la disfunción eréctil fue más común (60,9%) en hombres con edades entre 40 y 59 años. Es decir, desde entonces debemos tener presente la salud de nuestros huesos, en especial si ya hay algún grado de afectación en la salud sexual, al tener en cuenta que pueden ir de la mano.

Fuente: http://www.vidasexualsaludable.com.ve/osteoporosis-masculina-como-se-relacionan-los-huesos-con-el-pene/

¿Quieres más información sobre cómo mejorar tu vida sexual? Averigua aquí.

¿Deseas mayor información sobre el tema? Contáctanos.

Scroll Up