La Federación Mundial del Corazón, con el apoyo de la OMS y la UNESCO, celebra el 29 de Septiembre el “Día Mundial del Corazón”, y qué mejor momento para incentivar con esta celebración la salud del corazón de nuestros hijos.

Los hábitos que hemos emprendido tras las vacaciones, ¿han sido los más adecuados para consentir la salud de nuestro corazón y la de los más pequeños de la casa?

La mayoría de la población cree que sólo a partir de los 30 años se debe tener precaución con la salud del corazón. Si bien es importante considerarlo a esta edad, la salud del corazón hay que empezar a cuidarla desde la infancia. Por lo tanto, la educación en esos principios básicos para nuestro bienestar cardiovascular es fundamental.

Es conocido que la obesidad, el sedentarismo, una dieta no balanceada son varios de los factores que pueden acelerar la aparición de enfermedades cardiacas en los adultos. Por lo tanto, educar en prevención durante la infancia es el primer paso a seguir para evitarlas.

¿Sabías que…

La única actividad de ejercicio físico que realizan 4 de cada 10 niños es la clase de deporte en el colegio….?  Y cuando vuelven a casa de su jornada escolar, se sientan a  hacer sus tareas, a jugar video juegos o a usar la computadora o mirar la televisión.

Se estima que el 3% de los niños sufren de sobrepeso, y la mayoría de las veces no es diagnosticado, y más del 3% de los escolares entre 6 y 16 años tienen una presión arterial elevada (hipertensión arterial), asociada al sobrepeso.

¿Cómo podemos evitar que nuestros hijos padezcan a futuro una enfermedad cardiovascular?

Es evidente que la responsabilidad de la vida sedentaria de los niños recae sobre los padres. Probablemente la demandante jornada laboral y el estrés de la vida actual apenas les dejan energía y tiempo para ocuparse como quisieran de sus  hijos, sin poder guiarlos en el desarrollo de una actividad física que les aleje del riesgo del sobrepeso y la obesidad.

Es una cuestión de voluntad, con una solución muy sencilla.

Te proponemos algunas ideas que pueden ayudarte a incorporar una rutina que proporcione salud y bienestar a toda la familia, y sobre todo a esos pequeños corazones de la casa.

La Organización Mundial de la Salud aconseja que los niños de 5 a 17 años realicen, como mínimo, 60 minutos de ejercicio físico al día. Para ello, te ofrecemos las siguientes opciones:

  • Actividades deportivas extraescolares son una alternativa práctica según la disponibilidad logística de cada familia.
  • Actividad física 2 o 3 días por semana en familia genera bienestar físico y mental. Pueden realizarse juegos en equipos, excursiones, caminatas, o la búsqueda de un tesoro. Esta actividad contribuye a eliminar el estrés acumulado durante la semana de las obligaciones laborales y escolares, y proporciona un excelente estado mental de bienestar. El ejercicio es sano de por sí, pero lo es más aún si se realiza en familia.
  • Aprender juntos en familia un deporte puede generar gran satisfacción  así como mayor integración y confianza.
  • Los deportes de raqueta (el tenis,  el bádminton, y el squash), o la  natación estimulan el desarrollo muscular y la coordinación neuromuscular, así como el nivel cardiovascular, ya que implica una actividad neurológica que facilita el control de la presión arterial. Igualmente el aerobic o la danza intervienen en la coordinación neuromuscular positiva para nuestro sistema cardiovascular. Estos deportes son algunos de los que generan mayores beneficios al corazón, demostrado científicamente. Implican un ejercicio aeróbico con movimientos de amplios grupos musculares, pero sin una exigencia que amerite esfuerzo extremo y generan satisfacción desde el punto de vista de la inteligencia emocional y social.
  • Cuando las condiciones de nuestro día a día no lo permitan, tan sólo unos minutos de baile en casa pueden ser muy beneficiosos y divertidos.

La actividad física junto a una alimentación balanceada es la combinación para el éxito.

Recuerda estos pequeños cambios para una rutina saludable:

  • 1 hora de actividad física al día,
  • 2 horas o menos de tiempo de pantalla (TV, computadora, videojuegos) al día,
  • 5 frutas y/o verduras al día, y
  • Menos bebidas endulzadas con azúcar.

Para mayor información, puede consultar aquí.

Si tiene alguna duda sobre el tema, contáctenos.