«El incremento de los niveles de colesterol por encima de lo que es considerado normal es un factor de riesgo.»

Se puede decir que gran parte de la población conoce que la hipercolesterolemia es perjudicial para la salud, ya que el aumento del colesterol en sangre puede derivar en otras enfermedades cardíacas, infarto, angina de pecho, etc. Sin embargo, es importante considerar que esta patología afecta también la calidad de las erecciones del hombre. De hecho, uno de cada cinco pacientes con disfunción eréctil tiene colesterol alto, según los últimos datos recopilados entre 16.000 varones atendidos en Boston Medical Group.

El colesterol es uno de los lípidos o grasas más importantes del cuerpo que se encuentra en las membranas de las células de todos los órganos, sistema nervioso, hígado y corazón. El organismo necesita estas sustancias para fabricar hormonas, ácidos biliares, etc. Pero el incremento de sus niveles por encima de lo que es considerado normal es un factor de riesgo.

Consecuencias de la hipercolesterolemia

Altos niveles de colesterol y triglicéridos afectan la salud sexual. Una de las mayores consecuencias es que el colesterol se acumule en las arterias, obstruyéndolas y limitando el flujo sanguíneo a todo el cuerpo. Al igual que esto se da, por ejemplo, en zonas como el corazón, es posible que ocurra en los vasos ubicados en el aparato reproductor masculino. Al producirse este bloqueo, llega menos sangre a los cuerpos cavernosos del pene y, por tanto, es más difícil conseguir y mantener una erección plena.

Pero eso no es todo. También puede dañar el sistema nervioso, impidiendo que el pene reciba los impulsos necesarios para provocar la erección. Adicionalmente, existe la posibilidad de que esta patología afecte la producción de testosterona. Una disminución de estas hormonas en el organismo podría influir en la libido, así como anular la excitación ante los estímulos sexuales.

La hipercolesterolemia viene de la mano, en muchas de las ocasiones, de los triglicéridos altos. Estos son un tipo de grasas que circulan por la sangre y son la principal forma de almacenamiento de energía del organismo. Cuando sus niveles se elevan por encima de lo normal, también suponen un riesgo vascular, puesto que contribuyen a que las arterias se endurezcan y se estrechen, impidiendo una correcta circulación. Una afección que, al igual que el colesterol, podría derivar en disfunciones sexuales.

Por todo lo anteriormente expuesto, es importante mantener unos hábitos de vida saludables, incluyendo una dieta sana y equilibrada, rica en frutas y verduras. Además, debe reducirse  el consumo de azúcar, no tomar alcohol ni otras drogas y realizar deporte de forma regular, con el fin de activar la circulación sanguínea.

Asimismo, los expertos en salud sexual masculina de Boston Medical Group recomiendan estar atentos a las dificultades que puedan surgir durante las relaciones íntimas. Al menor síntoma, se debe acudir a un especialista, puesto que la disfunción eréctil puede ser un indicador de otras enfermedades de tipo vascular o metabólica, para las que es necesario establecer un tratamiento cuanto antes.

Fuente: https://www.vidasexualsaludable.com.ve/el-colesterol-y-los-trigliceridos-afectan-la-salud-sexual/

¿Quieres más información sobre cómo mejorar tu vida sexual? Averigua aquí.

¿Tienes alguna duda? Contáctanos.